JJ Forwarder

Cumple 23 años como operador logístico internacional

 

 

Como operador logístico integral desde hace 23 años, JJ Forwarder ofrece a clientes de todo el mundo los servicios logísticos que requieren para gestionar de forma óptima sus tráficos internacionales de mercancías. En todo este tiempo, esta empresa familiar no ha dejado de crecer, atendiendo a la demanda de sus clientes, para los que acaba de abrir una planta de repackaging totalmente automatizada.

 

 

JJ Forwarder inició sus operaciones en 1995 como transitaria local de ámbito regional. Nació con la ambición de dar un servicio de calidad a exportadores e importadores de la región de Murcia, y se basaba en la experiencia adquirida previamente por Juan José Pujante López, uno de sus socios fundadores, y en el profundo conocimiento de sus necesidades logísticas. Una experiencia que fue fundamental para sortear la crisis económica y seguir creciendo hasta hoy.

Como operador logístico integral, JJ Forwarder ofrece a sus clientes asesoramiento en comercio exterior y realiza todos los trámites aduaneros en flujos de importación, exportación y tránsito, transporte marítimo, aéreo o terrestre, almacenaje, repackaging para determinados tipos de mercancías y distribución. Cada cliente es diferente, no hay dos que demanden el mismo tipo de servicio. Por eso, para JJ Forwarder es fundamental saber escuchar sus necesidades y adaptarse a ellas.

Precisamente para responder a esas necesidades, en los tres últimos años, la compañía ha invertido 4,5 millones de euros en la creación y montaje de dotaciones avanzadas; entre ellas, instalaciones para dar solución al problema del formato de determinados envases en el sector alimentario. Y es que sus nuevas instalaciones de repackaging, de forma automatizada, solventan un problema relevante para el importador, que precisa que sus mercancías lleguen a sus clientes finales en un formato adecuado para su cadena de producción, que es distinto del formato de compra.

 

Esfuerzo inversor en I+D

Este tipo de instalaciones requieren un esfuerzo inversor en I+D+i, que JJ Forwarder asume destinando recursos a un departamento encargado de proyectar nuevas máquinas que les ayuden a facilitar la logística a sus clientes. De él han surgido ya dos patentes a nivel europeo.

Una de las características que más sorprenden de JJ Forwarder, al tratarse de una mediana empresa de carácter familiar, es que en sus dotaciones no se aprecia una gran diferencia respecto a los grandes operadores logísticos. La compañía cuenta con más de 23.000 metros cuadrados de almacenes, mil metros cuadrados de oficinas, sistemas de IT de última generación recientemente renovadas, 21.000 metros cuadrados de campa de operaciones, cuatro máquinas para movimiento de todo tipo de contenedores marítimos, 70 semirremolques portacontenedores, instalaciones tecnológicamente avanzadas para almacenaje y repackaging…

Responsabilidad como agente aduanero

La tramitación de tránsitos, exportaciones e importaciones requiere de habilitaciones que JJ Forwarder ha ido obteniendo por méritos y gracias a un ejercicio profesional y eficaz. Las mercancías deben llegar a su destino cumpliendo con la legalidad vigente en materia aduanera de la Unión Europea y con una serie de requerimientos adicionales, también en ese ámbito, establecidos por nuestro país que, como estado miembro, hace uso de sus prerrogativas para ello.

Estas exigencias convierten a la compañía en el filtro ante la Administración de toda la documentación que presentan sus clientes relacionada con la  mercancía que mueven. En exportación, por ejemplo, el contenido de un contenedor debe ser fiel y exacto respecto a esos documentos, y JJF tiene que coordinar cuidadosamente con el exportador como operador económico autorizado y representante aduanero frente a la Agencia Tributaria, que deposita su confianza en su trabajo. Su firma respalda que el tráfico de exportación de la mercancía está cumpliendo la normativa en todo momento, por lo que la compañía asume una responsabilidad importante. En las importaciones, vela por la aplicación de las preceptivas medidas impuestas por la Unión Europea y por nuestro país en la introducción de mercancías. Por eso, procura trabajar siempre con clientes que tienen una buena trayectoria empresarial , firmas conocidas y con actividad real contrastable de las que no cabe esperar tráficos ilícitos o falsedades documentales.

Mercancías peligrosas

La seguridad también es importante en el transporte de mercancías. El plan nacional de seguridad es la herramienta que establece los requisitos que se deben cumplir en cualquier transporte el aéreo, que desde los atentados del 11-S ha endurecido la normativa y los controles. JJ Forwarder es uno de los pocos agentes que están certificados por el Ministerio de Fomento dentro de este plan nacional de seguridad para el movimiento aéreo de mercancías. Y es que la compañía es la responsable de garantizar que esas mercancías cumplen las mismas medidas de seguridad que se establecen cuando un viajero va al aeropuerto, pasa un escáner, sus maletas son revisadas, etcétera.

Pero las mercancías peligrosas no sólo viajan por avión, y también hay algunas que están prohibidas en determinados países, y otras que no pueden viajar en unas cantidades determinadas. Para controlar todos esos detalles, tres empleados de JJ Forwarder están certificados por IATA (la Asociación de Transporte Aéreo Internacional, en sus siglas en inglés) en los conocimientos de mercancías peligrosas para poder hacer las declaraciones de expedidor, etiquetaje, embalaje, etcétera.

 

Mirando al futuro

Después de abrir su nueva planta de repackaging, JJ Forwarder prevé abordar en breve otra ampliación de sus instalaciones de almacenaje, siempre inspirada por las necesidades que plantean sus clientes.

En estos 23 años, esta empresa familiar ha logrado poner a Murcia en el mapamundi del transporte internacional de mercancías. Un tiempo en el que la compañía ha crecido y se ha ido adaptando a los nuevos tiempos y a las necesidades de sus clientes para ofrecer más y mejores servicios. Esos clientes, y también sus proveedores, han depositado y siguen depositando su confianza en esta empresa, que seguirá creciendo agradecida con ellos y con el esfuerzo diario de sus empleados, un extraordinario capital humano del que se muestra especialmente orgullosa.

Videos

“La ventaja para el exportador o importador es tener un único interlocutor para todos sus servicios logísticos”

 

Juan José Pujante López

Socio fundador y administrador de JJ Forwarder

Juan José Pujante, socio fundador de JJ Forwarder, repasa las fortalezas que le han permitido internacionalizar un empresa familiar y medirse con los grandes operadores logísticos del mundo.

 

¿Cómo ha evolucionado la empresa desde su fundación?

Este mes celebramos nuestro 23 aniversario y, francamente, estamos orgullosos por cuanto la evolución ha sido de crecimiento sostenido tanto en volumen como en diversificación en la prestación de servicios logísticos; satisfechos, aunque nuestra ambición por dar soluciones logísticas de calidad a nuestros clientes sigue siendo una constante.

 

¿Cuál ha sido el secreto de su éxito?

Desde nuestro punto de vista, no hay secretos para el éxito. Lo nuestro es cultura de esfuerzo, de ejercicio profesional, de transparencia y de reinversión de los frutos obtenidos, es lo que ha presidido y preside nuestra filosofía empresarial y trayectoria. Siempre hemos considerado que nuestros clientes deben dedicar sus esfuerzos y energía al objeto de su negocio y que JJF está para que la logística no sea un obstáculo o una preocupación. Por otro lado, el éxito es un valor muy relativo para evaluar a un operador logístico. Cuando la economía se deprime, el consumo se frena y la cadena de suministro es la primera en evidenciarlo. El operador logístico está en primera línea sufriendo el bajón en servicios y no es que deje de tener éxito, es que es un termómetro especialmente sensible al estado de salud de la economía. La prestación de servicios logísticos opera con márgenes muy pequeños. Detrás de cada servicio prestado y cada euro facturado hay mucho esfuerzo y desvelos. En 2017 alcanzamos una facturación a clientes de 11,4 millones de euros que este año, a 31 de agosto, ya habíamos igualado, aunque la economía parece haberse ralentizado en los últimos meses. Nuestro modelo de gestión nos ha permitido superar con holgura los avatares sufridos por las crisis económicas, cuyas consecuencias sufre en primera fila un operador logístico.

 

¿Cómo han contribuido y contribuyen a la economía de la región de Murcia?

Durante 23 años hemos desarrollado y desarrollamos una actividad económica empresarial transparente, que ha generado puestos de trabajo estables. La plantilla de JJF a final de 2017 era de 44 personas, la misma que a 31 de agosto, lo que evidencia la estabilidad de la cifra de empleo. Por añadidura, la calidad de nuestros servicios logísticos es reconocida tanto en el ámbito regional como nacional e internacional. Todo ello, asociado al nombre de nuestra región, entendemos que contribuye al desarrollo de Murcia.

 

¿En qué servicios y sectores están especializados?

Nuestro fuerte es dar un servicio de calidad al cliente que lo demanda, independientemente de la vía por la que transcurra el flujo de sus mercancías. La globalización es un hecho. La cadena de suministro es eminentemente multimodal. La ventaja para el exportador o importador es tener un único interlocutor para la prestación de todos los servicios logísticos que requiera su cadena de suministro. En JJF estamos especializados en servicios logísticos. Cualquier sector puede demandarlos y, en todo caso, estudiamos la necesidad del cliente para ofrecerle la mejor y más segura opción en la ejecución de sus tráficos de mercancías. Dicho esto, sí cabe destacar que nuestros servicios son muy demandados por los sectores alimentario, petroquímico y metalúrgico.

 

¿Qué aporta ofrecer también el servicio de aduanas y el almacenaje?

El importador y exportador habitual conoce del valor de una buena gestión aduanera, no quiere dolores de cabeza ulteriores al despacho de sus mercancías. Nuestros depósitos, temporal, aduanero y distinto del aduanero, permiten al cliente importador soportar de forma gradual los gravámenes de sus aprovisionamientos de importación. Los clientes que usan estos servicios optimizan sus flujos tesoreros con ello y lo valoran positivamente, por supuesto. Como representante aduanero, estamos certificados por la Agencia Tributaria como operador económico autorizado completo (AEOF), lo cual se traduce en dos valores neurálgicos en comercio exterior: seguridad y confianza. La figura del operador económico autorizado tiene más relevancia cada día. En la cadena logística, tiene un marcado papel como detector de irregularidades, así como la obligación de notificar cualquier sospecha a la autoridad competente. En almacenaje y posterior distribución, nuestras instalaciones y sistemas son de última generación. Estamos especialmente preparados para almacenajes intensivos. La calidad de nuestros servicios de almacenaje y distribución también ha sido testada y contrastada, y ha obtenido la certificación IFS Logistics con calificación “higher level”. Nuestros clientes del sector alimentario tienen claro lo que esto significa y nos lo refrendan confiándonos sus mercancías año tras año.

 

¿Qué características les diferencian de sus competidores?

En JJF estamos muy centrados en nuestro día a día, en qué hacemos y en hacerlo con los estándares de eficacia y calidad que nos autoexigimos. No entramos en las dinámicas que sabemos que son el origen de una competencia desleal que existe y daña gravemente al sector logístico. Esto, sin duda, nos diferencia radicalmente de algunos competidores. Por otro lado, somos profesionales de la logística y por ello plenamente conscientes de que la cadena de suministro es larga, multimodal y compleja. La globalidad exige, precisamente, cooperación con otros operadores. En JJF somos muy exquisitos eligiendo a nuestros cooperantes y para ellos, trabajar con JJF, es también un marchamo de calidad. En tráficos que nos llegan rutados desde origen, hemos podido testar cuánto puede repercutir al destinatario final no haber elegido bien a los distintos actores intervinientes en la cadena de suministro.

 

¿Cuál es el secreto para fidelizar a sus clientes?

No hay secretos. El cliente se fideliza sólo cuando aprecia que su operador logístico es el artífice de que su cadena de suministro fluya como la seda, que cuida sus flujos y mercancías como si fueran propios, que escucha y solventa sus necesidades logísticas. En definitiva, cuando no eres un proveedor de servicios al uso sino un valor añadido para su empresa. El equipo humano que forma JJF está profundamente imbuido de nuestra filosofía y el cliente lo nota.

 

Compartir