Campamentos lingüísticos para mejorar idiomas en verano

 

Tanto para adultos en su desempeño profesional y la búsqueda de empleo como para niños, cada vez es más importante conocer idiomas a un nivel casi bilingüe. Para ello, son de gran ayuda los campamentos de idiomas, que permiten avanzar en el nivel de aprendizaje de una lengua de una forma distendida, sin la rigidez de las aulas.

 

 

Aprender pasándolo en grande, esta es la idea de SoloCampamentos (https://solocampamentos.com): los mejores campamentos de verano y cursos en el extranjero, seleccionados por criterios de calidad.

 

Ventajas de aprender idiomas en un campamento

Las estancias en el extranjero son una magnífica oportunidad para que los niños perfeccionen el o las lenguas que aprenden día a día en la escuela; o bien se inicien en el aprendizaje de un idioma nuevo, pero a través de una dinámica totalmente diferente. Por ejemplo, mediante canciones: estudiar un idioma a través de la música es una opción fantástica.

En un campamento de idiomas las canciones se convierten en el hilo conductor para familiarizarse con nuevo vocabulario y expresiones, algo con lo que además los niños disfrutan muchísimo. También a través de la práctica de deportes y de compartir juegos. Relacionarse con niños de otras nacionalidades para jugar o hacer deporte fomenta la comunicación en otros idiomas, dejando a un lado la timidez. 

Otra actividad que favorece el aprendizaje en los campamentos de verano son las veladas nocturnas: una técnica más pensada para que los niños aprovechen al máximo su estancia contando cuentos, historias o completando gymkhanas, y a su vez puedan desarrollar el oído y sus habilidades comunicativas en otros idiomas.

 

Un campamento es la forma perfecta de aprender otro idioma a la vez que se disfruta del verano

 

 

Los campamentos de inglés -o de cualquier otro idioma-, incluyen además otras muchas actividades para que la diversión no pare ni un minuto: campamentos multiaventura, campamentos náuticos, campamentos de hípica… Sea cual sea el campamento, los  monitores se ocuparán de que todos los niños se lo pasen genial, favoreciendo un aprendizaje efectivo y, a la vez, divertido. Y es que, ya sea con una u otra actividad, los niños pasan toda su estancia en el campamento hablando otro idioma, por lo que aprenden casi sin darse cuenta.

 

Los monitores, pieza clave

La clave del éxito de un campamento de verano está en buena medida en la valía de sus monitores. Por un lado, es muy importante contar con monitores nativos, ya que así los niños pueden desarrollar el oído y la comprensión, practicando con diferentes acentos. Por otro, también es fundamental un monitor español, que pueda  comunicarse con los niños tanto en un idioma como en otro.

Los monitores de los campamentos de idiomas, al igual que en cualquier tipo de campamento, deben tener una personalidad abierta y ser sociables con el objetivo de integrar a todos los niños en las actividades. Además, deben tener amplia experiencia y formación para poder gestionar las diferentes situaciones que surjan y conseguir que el campamento de verano sea una vivencia inolvidable para los niños gracias, entre otras cosas, a la valía de los profesionales con los que SoloCampamentos trabaja, que siempre cuentan con la cualificación necesaria para garantizar la calidad del idioma, así como los conocimientos y requisitos indispensables para el buen desarrollo de un campamento infantil.

 

Campamentos de inglés, francés y alemán

Con aproximadamente 400 millones de personas angloparlantes, el inglés es la tercera lengua con mayor número de hablantes nativos en el mundo. Es, sin duda, la lengua más popular ya que se puede afirmar que entre hablantes nativos y no nativos es la más hablada del planeta.  Sin embargo, no todo el mundo lo habla a nivel bilingüe, por lo que perfeccionar el idioma con una estancia en el extranjero marca la diferencia. Es por ello que los campamentos de verano son una oportunidad más para su desarrollo, en el marco de una inmersión lingüística total, como la que ofrecen las propuestas de  SoloCampamentos (https://solocampamentos.com/categorias/campamentos-en-ingles).

 

Por su parte, aunque muchos piensen que el francés únicamente se habla en Francia, Canadá (Quebec) o Bélgica, la realidad es que se habla en más de 30 países. Y, como hoy en día ya no basta con manejar una única lengua extranjera, aprender francés es una muy buena inversión de cara al futuro. No en vano, saber francés abre las puertas de grandes instituciones del mundo de la educación, como la universidad Sorbona de París, así como de empresas internacionales, como Danone o L’Oreal. Los campamentos en francés de Solocampamentos (https://solocampamentos.com/categorias/campamentos-en-frances) son perfectos para practicar esta segunda o, en algunos casos, tercera lengua.

 

SoloCampamentos selecciona sus campamentos y cursos por criterios de calidad

 

 

En cuanto al alemán, debe saberse que se trata de la lengua más hablada en Europa por nativos, siendo en los últimos años uno de los idiomas más demandados a nivel internacional. Aprender alemán en un campamento de verano es, sin duda, una experiencia muy emocionante y divertida. Aunque parezca imposible pronunciar palabras con tantas consonantes juntas, los niños aprenden a hacerlo fácilmente en los campamentos en alemán de SoloCampamentos (https://solocampamentos.com/categorias/campamentos-en-aleman), de la mano de profesores nativos y técnicas dinámicas, consiguiendo iniciarse o mejorar su nivel para poder en el futuro manejar una lengua que, tanto para un estudiante como para un trabajador, es una apuesta segura.

 

Beneficios de estudiar idiomas desde niños

Mayor facilidad de aprendizaje. Cuanto más pequeño sea el niño, mayor capacidad de absorción y asimilación de la información. Además, aprender una primera lengua extranjera facilita después estudiar una segunda y sucesivas.

Impacto positivo en la salud mental. La agilidad mental que proporciona estudiar un nuevo idioma se traduce en los niños en una mejor capacidad de la concentración, la atención y la memoria.

Acceso a un mundo globalizado. Estudiar otro idioma permite conocer otras culturas y tener la mente abierta, interactuar con niños de otros países e interesarse por formas de vida diferentes. Con ello se consigue promover valores como la tolerancia y el respeto a los demás.

Mejora las capacidades de comunicación. Al contrario que los adultos, los niños no tienen vergüenza a la hora de hablar en otro idioma y no les preocupa equivocarse. Esto potencia sus habilidades comunicativas en todos los sentidos.

Mejor futuro laboral. Conocer uno o varios idiomas, además de la lengua materna, dará al niño mayores facilidades cuando sea adulto, a la hora de encontrar un trabajo y acceder a grandes empresas multinacionales. Cada vez más, el mundo laboral demanda trabajadores bilingües y plurilingües.

Galería

Compartir