IED Electronics

22 May, 2018 | Electrónica, Excelencia Empresarial Mayo 2018, Industria

IED Electronics

Innovación para el sector industrial desde la tecnología electrónica

 

La compañía navarra IED Electronics espera superar los 4 millones de euros en facturación este 2018 y continuar en la senda de crecimiento. La inversión constante en innovación y en la formación del equipo humano les ha permitido cuadruplicar su volumen de negocio desde 2012 y prepararse para nuevos retos.

 

 

IED Electronics diseña, desarrolla y produce equipos electrónicos dirigidos a los fabricantes de bienes de equipo industriales. Lo consigue gracias a un cóctel que combina tecnología, creatividad y amplias dosis de innovación que da como resultado productos y servicios de alto valor añadido para la industria actual y para la que está por venir.

A través de su división de negocio IED Smartronics, un experto equipo de ingenieros piensa y desarrolla respuestas a medida para clientes de diversos sectores industriales a través de la tecnología electrónica y tecnologías afines.

En un momento en el que la tecnología acelera su avance, pero en el que la industria, al mismo tiempo, permanece cautelosa a la hora de implementar nuevas soluciones en sus sistemas, IED Electronics tiende puentes entre la industria y la tecnología con el firme propósito de ayudar a su incoporación.

Para lograrlo, desde su división IED Smartronics, llevan a cabo un filtrado y proceso de prueba permanente de nuevas tecnologías para seleccionar aquellas que son más eficientes, que ofrecen más por menos y que aportan un valor diferencial a sus clientes. “La época de buscar la eficiencia bajando márgenes ha pasado, no es sostenible; ahora es momento de ver las cosas de otra manera. Cuando nos sentamos con un cliente, tratamos de entender su problema para poder aportarle un valor añadido vía innovación y tecnología”, nos explica el Sr. Íñigo Ayerra, CEO de IED Electronics.

 

Cuatro unidades de negocio y una misión compartida

Tras más de dos décadas de trayectoria, IED Electronics opera en cuatro verticales de negocio estructuradas en dos sociedades: IED Electronics e IED GreenPower, joint venture nacida de la empresa matriz.

IED GreenPower se encarga de diseñar y suministrar sistemas de iluminación interior para aerogeneradores. IED WindControl, por su parte, suministra sistemas de seguridad frente al viento destinados fundamentalmente para los sectores de la maquinaria de elevación, agricultura y seguidores solares; e IED SafetyCrane se encarga de crear, entre otros, sistemas anticolisión para industria pesada, que evitan que grúas a distintos niveles colisionen y produzcan graves accidentes. 

Estas tres unidades de negocio basan su trabajo en innovaciones desarrolladas internamente, siempre con la mirada puesta en las necesidades cambiantes del mercado, pero en IED cuentan con una cuarta línea transversal a las anteriores que ya adelantábamos: IED Smartronics.

 

Smartronics, el corazón de IED Electronics

“Smartronics es el núcleo y el motor de nuestro modelo de negocio. Esta línea trabaja con el foco puesto en aquellos fabricantes que requieren de innovaciones para hacer más eficientes y seguros sus productos”, asegura Ayerra.

En Smartronics se dan cita la capacidad de innovación, el conocimiento acumulado y la creatividad del equipo de ingenieros de IED Electronics. Partiendo de la comprensión del problema que afronta el cliente, y con la vista puesta en la aportación de valor, desde Smartronics desarrollan productos que suponen una verdadera revolución para muchos de sus clientes como son las tijeras de poda-eléctrica con sistema de seguridad anticorte que se introdujeron recientemente en el mercado.

Pero la capacidad de innovación no se emplea solo para los desarrollos a medida de los clientes, sino que también sirve para potenciar el desarrollo de las otras líneas de negocio. Así se han ido desarrollando nuevos productos en el resto de las unidades que han impactado de manera clave en la evolución de estas. Por poner algunos ejemplos, destacan los sets inalámbricos compuestos de sensor de viento + visualizador, producto con el que la empresa ha alcanzado un gran posicionamiento internacional.

Otro ejemplo es la unidad de negocio Greenpower, pionera en sistemas de iluminación que cumplieran el 100% de los requisitos del sector eólico con reducciones del 60% en el coste de la iluminación en un aerogenerador gracias a la combinación de cuatro tecnologías: Led, baterías, óptica y electrónica. Hoy en día, después de más de 120.000 unidades suministradas, sigue siendo la que encabeza las innovaciones en nuevos equipos y actúa en el parque eólico instalado con un portfolio de producto que reduce hasta en un 80% los costes de mantenimiento.

Finalmente, en la unidad de negocio SafetyCrane destaca el sistema anticolisión para puentes grúa a distintos niveles que, gracias a la combinación de sensores, comunicaciones y algoritmos de cálculo dinámico, permitió desarrollar un producto pionero en el mercado y de alto impacto en los costes de mantenimiento dentro de la industria pesada.

 

Desde Navarra al mundo

La central de IED Electronics se encuentra en Navarra. Además, IED Electronics cuenta con dos sedes más situadas en Dinamarca e India. “Cuando entramos en el mundo eólico con la constitución de IED Greenpower, una vez desarrollado un producto 100% adaptado al sector, el reto fue tener una posición competitiva sostenible. Para ello vimos que era necesario acudir al lugar en el que los fabricantes de aerogeneradores toman las decisiones. Por este motivo, montamos una delegación en Dinamarca, uno de los principales focos de la tecnología eólica en el mundo”, afirma Ayerra. “Por otro lado, India es un país con un gran recorrido eólico, lo que nos llevó también a tener presencia allí con una planta productiva y con capacidades comerciales”, añade el CEO de IED Electronics. “Para nosotros es básico adaptar el modelo de negocio a las necesidades del mercado tanto en materia de innovación como en otros aspectos”, concluye.

Galería

“A largo plazo solo se puede competir con innovación”

 

Íñigo Ayerra CEO de IED Electronics

Íñigo Ayerra recibió el premio Joven Empresario Navarro en 2015, el accésit a la innovación del Premio Nacional Joven Empresario en 2017 y fue finalista a nivel nacional en los Premios EmprendedorXXI de La Caixa en la categoría “Creces”. Desde 2004 dirige con éxito IED Electronics, empresa de origen familiar que ha logrado despegar gracias a su gestión. Hablamos con él sobre innovación en la industria.

 

¿La innovación es el único camino para poder competir en el mercado actual?

Mi visión es que a largo plazo solo se puede competir introduciendo innovaciones que nos permitan ser más eficientes y tener más por menos, por lo tanto, considero la innovación como el driver básico de desarrollo de cualquier sector de actividad. Nosotros creemos firmemente en ello y por ese motivo invertimos un 10 % anual de nuestra facturación en I+D.

Cuando un cliente nos plantea un problema es fundamental ponerse ‘las gafas’ del cliente para comprobar cómo ve el problema y poder pensar juntos cómo, a través de la aplicación de la tecnología, somos capaces de resolverlo de la mejor forma posible. La combinación del amplio conocimiento que tiene el cliente sobre su negocio, sumado a nuestro conocimiento tecnológico, es el tándem perfecto para dar una buena solución a las necesidades de su negocio.

En ese esfuerzo por enfocar el negocio en el valor que generamos en el cliente somos capaces de condicionar el modelo de negocio y el modelo de relación con el cliente si es necesario para priorizar la generación de valor, es decir, anteponemos el qué al cómo.

 

¿Qué papel juega el equipo humano en IED?

La estructura de recursos humanos es el pilar fundamental de nuestra empresa. Para innovar es necesario conocer muy bien el problema del cliente y tener muchas herramientas para desarrollar alternativas que permitan dar solución a ese problema. Por ese motivo, nuestra fuerza comercial está especializada en sus áreas de negocio y es capaz de entender las preocupaciones de los clientes. Del mismo modo, nuestras unidades productivas están adaptadas a cada vertical y modelo de negocio para buscar la máxima eficiencia en la producción.

Por su parte, el equipo de I+D de IED Electronics es muy transversal, no está especializado en sectores de actividad, es decir, tiene un conocimiento amplio de diferentes tecnologías aplicadas a distintos sectores, lo que nos permite ser muy resolutivos ante las diversas demandas de nuestros clientes. Aunque el conocimiento base de nuestros ingenieros es la electrónica, todos ellos han trabajado en otros campos tecnológicos como la mecánica, transmisión de calor, comunicaciones, programación, etc. Creemos que esa amplitud de conocimiento es clave para potenciar la creatividad a la hora de buscar alternativas innovadoras y así dar con las soluciones más adecuadas para nuestros clientes. Por este motivo, nuestra inversión principal está en las personas.

 

¿En qué nuevos desarrollos están trabajando?

En la actualidad estamos inmersos en varios desarrollos, tanto equipos a medida de cliente como evoluciones de los equipos de nuestras líneas de negocio. Últimamente, además de las tecnologías clásicas, estamos incorporando cada vez más elementos de las denominadas nuevas tecnologías. Estamos dotando a nuestros sistemas de iluminación de mayores funcionalidades entre las que están la inteligencia para la toma de decisiones a través de algoritmos de machine learning y la identificación prematura de averías en la máquina. También estamos colaborando con un consorcio de empresas introduciendo tecnología blockchain en el sector de la energía. Y en otros ámbitos, esperamos empezar en breve un proyecto ambicioso basado en técnicas de visión artificial para aplicarlo a la seguridad en entornos industriales.

Pero además de trabajar en estas nuevas tecnologías, continuamos desarrollando muchas innovaciones aplicando tecnologías clásicas. Así, estamos involucrados en un proyecto de movilidad eléctrica que esperamos nos dé muchas alegrías en el futuro trabajando en drivers para motores. También estamos profundizando en sistemas de caracterización de baterías para maximizar su vida en aplicaciones aisladas. Por último, estamos inmersos en varios proyectos de aplicación de electrónica microprocesada para desarrollar equipos que den soluciones muy ajustadas a las necesidades de nuestros clientes fabricantes.

 

¿En qué lugar dejan las nuevas tecnologías a las tecnologías clásicas?

Las soluciones pasan y pasarán siempre por una combinación de tecnologías, nuevas y clásicas, lo importante es determinar cuál es la que se debe aplicar en cada caso. De hecho, todavía es posible aportar un diferencial en muchos sectores profundizando en las tecnologías clásicas porque la industria es tradicionalmente lenta a la hora de adoptar nuevas tecnologías y hay sectores que todavía no han adoptado tecnologías que en otros sectores ya son habituales. Nosotros tratamos de combinar las nuevas tecnologías y las clásicas para centrarnos en la aportación de valor en el cliente.

 

Para finalizar, desde su punto de vista, ¿hacia dónde se dirige el mundo de la electrónica y la tecnología?

La electrónica se va a convertir en una tecnología clave en el futuro próximo. La entrada de tecnologías como la inteligencia artificial o la accesibilidad a sensores como las cámaras de alta definición o los acelerómetros generan capacidades inmensas para que los sistemas interactúen con el entorno. Esto, junto con la evolución en las comunicaciones y con el aumento de dispositivos que funcionan con baterías como fuente de energía, hacen de la electrónica el vehículo de integración para interconectar todos estos elementos y maximizar sus potencialidades.

En esta tesitura, los productos electrónicos evolucionarán para ser elementos activos y vehicular esas capacidades con el resto de los sistemas y con los usuarios. No obstante, lo relevante será entender cómo esta capacidad de interacción genera valor a las personas que son los verdaderos destinatarios de la innovación. En el caso de la industria, a veces es difícil ver cómo se impacta en la calidad de vida de las personas, porque el producto no llega directamente al usuario final, pero las innovaciones que tendrán éxito a largo plazo serán únicamente las que generen un valor a las personas.

Por mi experiencia puedo decir que diseñar y desarrollar es muy bonito, vender la idea es fácil y vender producto innovador muy difícil. Tienes que tener un impacto real, tiene que verse en su cuenta de resultados y además hay que vencer todas las barreras internas al cambio que muchas veces es lo más complicado.

En resumen, hay que focalizarse en el cómo impactamos en la sociedad. El valor de la tecnología no está propiamente en cómo hacer las cosas sino en qué cosas hacer porque generan valor al cliente, y a la larga, a la sociedad.

 

Compartir