Residencia de Mayores La Plaza

24 Ene, 2019 | Calidad Empresarial enero 2019 El Mundo-La Razón, Residencias Mayores, Salud

“Ofrecemos la comodidad de un hotel, la eficacia de una clínica y la calidez de un hogar”

 

Miriam Fernández de la Mela Núñez

Consejera Delegada y Gerente de Residencia de Mayores La Plaza

 

En plena plaza Mayor de Moraleja del Vino (Zamora), Residencia de Mayores La Plaza se ubica en un entorno privilegiado, en la que fuera casa de la familia Fernández de la Mela, impulsores de una nueva actividad en un edificio del siglo XIX que desde 2006 redunda en beneficio de todo el pueblo.

De izquierda a derecha: Directora, Gerente y Gobernanta de Residencia la Plaza

¿Cómo surgió la idea de abrir la residencia?

Quisimos convertir en residencia la casa de nuestra familia para hacer una labor social en el pueblo. Rehabilitamos y ampliamos el edificio y en 2006 empezó a funcionar. Cedimos la explotación a otra empresa hasta 2012, fecha en la que asumimos la gestión del centro. Estamos a tan sólo ocho kilómetros de Zamora, y su ubicación en la misma plaza Mayor favorece la integración de los residentes en la vida y en las actividades sociales del pueblo. Tenemos 31 habitaciones dobles y ocho individuales, con un total de 70 plazas, 26 de ellas concertadas con la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.

 

¿Qué diferencia a La Plaza de otras residencias para mayores?

La atención personalizada integral es el principio que impera en nuestra filosofía de trabajo y lo que nos diferencia de los demás. El residente es el centro de nuestra empresa. El cariño, el respeto, la comprensión y la sensibilidad son clave en nuestro día a día. Hay que intentar que estén como en su casa y por eso, les ofrecemos la comodidad de un hotel, la eficacia de una clínica y la calidez de un hogar. También nos diferencia la calidad certificada por Aenor de disponer de un sistema de gestión de calidad conforme con la Norma ISO 9001:2015 para las actividades de prestación de servicios en centro residencial.

 

¿Cómo cuidan la dieta de los residentes?

Para nosotros su alimentación es clave y prima la calidad, porque para muchos de nuestros residentes, su momento preferido del día es cuando se sientan en el comedor. Les damos cinco tomas diarias: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Tenemos menús semanales elaborados por nuestro servicio médico que cambiamos cada seis meses; aunque hay cosas que no varían porque a nuestros residentes les encantan, como el zumo de naranja natural recién exprimido en el desayuno, chocolate con churros los domingos y el cocido los viernes. Tenemos tres cocineras a las que cada día comunicamos el número y tipos de dieta que hay que elaborar, entre normal, diabética y astringente.

¿Qué actividades hacen para mantener activos a los residentes?

Tenemos un servicio de rehabilitación y fisioterapia con tratamientos individuales y actividades de gimnasia grupal y otras que les permiten pasar un rato divertido. También disponemos de terapia ocupacional para potenciar la capacidad cognitiva y motora de nuestros residentes e impulsar su autonomía funcional. En ocio, cada semana organizamos bingo y pasapalabra, hacemos una merienda mensual para celebrar los cumpleaños y tenemos un calendario anual de fiestas y celebraciones.

 

¿Cuántos empleados trabajan en la residencia?

El empleo de calidad es una de nuestras máximas. Nuestra plantilla está formada por 35 personas con contratos indefinidos, uno por cada dos residentes, 18 de ellas son auxiliares de enfermería.

Compartir