DIY Sistemas Constructivos

20 Dic, 2018 | Balance Empresarial diciembre 2018 Mundo, Construcción

“Un día de trabajo nuestro es una semana con el sistema tradicional”

 

David Velasco

Socio Fundador de DIY Sistemas Constructivos

 

DIY Sistemas Constructivos lleva cuatro años en el mercado implantando un sistema de construcción con el que va a revolucionar el sector. Este sistema combina lo mejor de la construcción tradicional con las ventajas del prefabricado para crear edificios con robustos, a precios asequibles y con la mayor eficiencia energética del mercado.

Las edificaciones pasivas desarrolladas por DIY presentan un aislamiento triple que permite ahorrar hasta un 75% de energía respecto a las construcciones tradicionales.

Cuentan con una fachada ventilada patentada, de paneles de hormigón en distintos acabados, que se anclan mecánicamente a una estructura metálica ejecutada con perfiles de acero de distinto grosor para cumplir con las especificaciones del Código Técnico de la Edificación. A esta estructura, en la hoja interior de la fachada, se ancla también un panel metálico autoportante con núcleo aislante de PU, cuya separación de los paneles forma una cámara de aire que permite la circulación del mismo. Finalmente se coloca una tercera capa aislante de lana mineral y un cerramiento ejecutado con placas de yeso laminado.

En la cubierta, la cámara de aire se crea entre las tejas que conforman la cara exterior de la cubierta, y el panel metálico sobre el que se apoyan con un sistema de rastreles metálicos.

Con este sistema constructivo patentado se puede realizar cualquier proyecto, sin modelos establecidos, totalmente personalizado en tamaño, distribución, acabados, etc.

¿Con qué objetivos fundaron DIY Sistemas Constructivos?

Antes de llegar al mercado, estuvimos dos años haciendo pruebas para desarrollar nuestro propio sistema constructivo, que hemos patentado. Nos dedicamos a la construcción industrializada de cualquier tipo de edificación. Mi socio, el arquitecto Miguel Ángel Molinos, y yo fuimos tomando lo mejor de cada sistema hasta conseguir los tiempos de ejecución de la construcción prefabricada y la posibilidad de ofrecer productos a la carta, sin modelos establecidos; podemos hacer cualquier tipo de diseño que nos pidan, e incluso adaptar el proyecto de un arquitecto a nuestro sistema. Podemos hacer desde chalés hasta naves y hoteles.

 

¿Por qué el DIY de “do it yourself” (háztelo tú mismo)?

Porque esto está pensado también para que el día de mañana, cualquier persona pueda comprar el kit y montarlo, aunque construir una casa no es como montar un mueble. De momento, está enfocado a constructores que en vez de tener que ir a un almacén a comprar los materiales, nos encarguen a nosotros toda la casa para montarla ellos. Ellos mantienen su negocio, lo único que tienen que cambiar es la compra de materiales, y pasan de hacer una casa en un año a hacerla en dos meses.

 

¿No se pierde calidad con la velocidad de construcción?

No escatimamos porque queremos ser los mejores, y para eso tenemos que ofrecer no sólo un producto distinto, sino con mejor calidad que lo que hay en el mercado. La velocidad la conseguimos porque hacemos una construcción seca y no hay que esperar tiempos de fraguado ni de secado. Y con la experiencia, hemos conseguido coordinar los oficios para que las instalaciones de fontanería, electricidad y gas y la carpintería reduzcan sus tiempos. Un día de trabajo nuestro es una semana con el sistema tradicional. La estructura es muy robusta, de tubos de acero soldados en obra. Y el precio es similar al de la construcción tradicional, pero con una eficiencia energética A, cuatro veces superior.

¿Hacen ustedes todo el trabajo?

Lo que más hacemos son proyectos llave en mano, desde la cimentación hasta la urbanización posterior, y también ofrecemos la construcción de la estructura y el cerramiento para que el cliente haga las instalaciones. La tercera línea, en la que estamos trabajando para llevar nuestro sistema a toda España sin encarecerlo, es la fabricación y venta del kit de la casa para que la monten constructores locales. Estamos en fase de expansión, seleccionando empresas que distribuyan y vendan nuestras casas. Ya hemos firmado con un distribuidor en Francia.

 

¿Quién compra una casa DIY?

En el momento en que construimos una casa en un sitio, la boca a boca empieza a funcionar. El público es cualquier persona que quiera construirse una casa, para primera o segunda vivienda. Los precios van desde 800 a 2.000 euros el metro cuadrado, con la mejor relación calidad-precio-eficiencia energética.

Galería

Videos

Compartir