Grupo de Síntesis Orgánica de la Universidad de Granada

20 Nov, 2018 | I+D+i, Investigación y desarrollo noviembre 2018 Mundo

“La nuestra es una investigación fundamental que busca la aplicabilidad”

 

Enrique Oltra

Director del grupo de Síntesis Orgánica de la Universidad de Granada

 

El Dr. Enrique Oltra dirige el grupo de investigación en Síntesis Orgánica de la Universidad de Granada. Hemos hablado con él para conocer con detalle en qué consiste su labor.

¿Cuáles son los orígenes del grupo?

Pusimos en marcha el grupo en el año 2003, ya que por entonces la Universidad de Granada no tenía un equipo que se ocupara de este área. Hoy en día contamos con un equipo de seis personas y nuestro objetivo es crear metodologías eficientes y sostenibles para la formación de nuevos enlaces carbono-carbono y el desarrollo de nuevas reacciones que no se conocían. En otras palabras, el reto era hacer una investigación fundamental en síntesis orgánica que nos permitiera crear moléculas complejas a partir de otras más sencillas, baratas y abundantes, mediante procesos de síntesis respetuosos con el medio ambiente. 

 

Por ejemplo…

Un ejemplo de lo que le cuento es el titanio. Se trata del séptimo metal más abundante en la tierra y el uso de sus complejos como catalizadores permite desarrollar nuevas reacciones orgánicas que no solo son asequibles a nivel económico, sino que nos aproximan a lo que se conoce como química verde o sostenible, ya que no generan basura química.

 

¿Qué otras líneas de investigación llevan a cabo?

Además de la que le he contado, destacaría otras dos: por un lado, la que persigue transferir el hidrógeno del agua a contenedores de H2; por otro, la síntesis de fármacos marcados con deuterio.

 

¿Quién es el destinatario de estos trabajos?

La nuestra es una investigación fundamental que busca luego la aplicabilidad, por lo que ha despertado el interés de sectores industriales, como el de la perfumería. Un ejemplo de ello es el proyecto de la síntesis del ámbrox, que se emplea como odorizante en la elaboración de perfumes de alta gama y que sustituye al ámbar gris, que es una secreción de los cachalotes. Disponer de un producto obtenido mediante síntesis orgánica que ofrece muy buenas prestaciones no sólo resulta más económico, sino también más respetuoso con el entorno y, especialmente, con la vida de animales marinos tan entrañables como las ballenas.

 

Hablamos entonces de convenios con empresas…

Así es. El último de ellos es el que hemos suscrito con la multinacional norteamericana Sensient Fragrances, que cuenta con una factoría en Granada. El convenio consiste en el desarrollo de nuevos métodos de síntesis de productos que resulten de interés para el mundo de la perfumería.

 

¿Participan en proyectos competitivos?

Sí, tanto de la Junta de Andalucía –que siempre ha apoyado nuestro trabajo– como de los ministerios a nivel nacional. En la actualidad tenemos un marcha un proyecto financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad que se centra en el desarrollo de complejos de titanoceno (III) aplicables en catálisis asimétrica sostenible, un proyecto en el que la Universidad de Granada cuenta con la participación de las de Sevilla y Almería.

 

¿Cuáles son los retos de futuro del equipo que dirige?

Por un lado, seguir planteando nuevas líneas de investigación, como la catálisis asimétrica con catalizadores de titanio. Por otro, incidir en el hecho que la química que hacemos no es contaminante, puesto que nuestra catálisis emplea pequeñas cantidades de complejos organometálicos que se recuperan siempre. Y estoy convencido que el camino de la química sostenible, ecológica y verde es el que debemos seguir en el futuro.

Compartir