xUso de cookies
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias cómo de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso más información.
Validación de usuario
Validación de usuario
Cerrar
Compartir en TwitterCompartir en Facebook
Compartir:

8 de febrero de 2015

¿Se puede prevenir la miopía? ¿Y la vista cansada?

Como todos sabemos la miopía es un defecto de refracción debido al cual las personas que la padecen tienen su agudeza visual reducida.

Existen dos tipos de miopía, la miopía simple y la patológica, esta última puede continuar creciendo a lo largo de toda nuestra vida y tiene un factor genético que no vamos a poder evitar. Sin embargo, la miopía simple suele tener una evolución limitada por el desarrollo del globo ocular, es decir, que cuando el ojo deja de crecer la miopía debería parar.

Por desgracia esto cada vez es más incierto, ya que cada vez hay más personas a las que las sigue aumentando la graduación en la edad adulta, pero … ¡¿por qué?!

El crecimiento natural del globo ocular debería parar en torno a los 12 años. El exceso de crecimiento del globo ocular se traduce en miopía, por lo tanto el crecimiento excesivo o no del ojo debería darse antes de los 12 años. Entonces, ¿por qué hay miopías que siguen creciendo más allá de esa edad? Y ¿por qué cada vez más personas padecen miopía y parece que aumenta más rápidamente?

La respuesta a todas estas preguntas probablemente esté en el entorno, es decir, estamos sufriendo una adaptación fisiológica a nuestras nuevas condiciones de vida.

Nuestro sistema visual está diseñado para ver a distancias lejanas sin realizar ningún esfuerzo y para ver en distancias cercanas gracias a la capacidad de enfocar que tiene nuestro cristalino, que es una lente dinámica que tenemos dentro del ojo. Además estamos dotados de una visión central y una visión periférica, que nos permite tener una conciencia global de lo que nos rodea sin necesidad de verlo.

Sin embargo, cada vez nos encontramos más tiempo en entornos cerrados y distancias más cercanas, y es por ello que nuestro sistema visual se está adaptando. Esta adaptación consiste en una inhibición de nuestra visión periférica y un aumento del tamaño del globo ocular para reducir el esfuerzo de enfoque que realizamos en distancias cercanas, es decir, un desarrollo de miopía, que se traduce en una visión borrosa en lejos (distancia que cada vez utilizamos menos) y un menor esfuerzo para ver a distancias cercanas, todo esto por supuesto, sin el porte de la graduación.

El problema aumenta cuando nos percatamos de esa visión borrosa en lejos y nos ponemos una gafa para corregir la miopía, que inicialmente nos permite ver bien a todas las distancias, pero al llevar la gafa volvemos a estar incómodos en las distancias cercanas y el ojo vuelve a sufrir una adaptación, traducida en crecimiento de la miopía, para volver reducir el esfuerzo de enfoque en cerca. Y este círculo vicioso continuaría al ponernos la nueva graduación.

Esta es la mayor razón por la que la miopía está aumentando estrepitosamente, por la que los adultos que incrementan su trabajo en cerca, como ocurre con los opositores o con las personas que trabajan muchas horas delante del ordenador, ven como les aparece o aumenta la miopía.

Este tipo de miopía recibe el nombre de miopía funcional o artificial porque inicialmente no es una miopía, sino un problema de visión periférica y enfoque que se traduce en visión borrosa en lejos.

Por todo ello lo que debemos hacer es intentar reducir el esfuerzo en cerca y hacer uso de la periferia, entre otras cosas, para ello existen varias posibilidades:

  1. La adaptación de lentes de contacto: su uso, en vez de gafas, favorece la percepción de la periferia, ya que no tenemos la montura limitando nuestro campo visual. Existen diversos tipos de lentes de contacto, atendiendo al tipo de material existen dos:

 

  1. Lentes de contacto blandas: las más conocidas y utilizadas son las de reemplazo frecuente.
  2. Lentes de contacto permeables al gas: suelen ser una buena opción en la mayor parte de los casos, sin embargo, debido a la comodidad y rapidez con la que se adaptan las lentes blandas están perdiendo fuerza en el mercado, siendo por desgracia una de las mejores opciones que tenemos debido al respeto que tienen por la salud ocular y a la buena calidad visual que se consigue con ellas.

 

Existe un tratamiento mediante lentes de contacto llamado ortoqueratología orientado a hacer un control de la miopía, es decir, a parar o ralentizar la progresión de la misma. Existen dos tipos de ortoqueratología:

 

  1. Ortoqueratología diurna mediante lentes de contacto blandas: se basa en llevar unas lentillas blandas durante el día que tienen diferenciada la parte central de la periférica, consiguiendo una imagen más enfocada en la retina.
  2. Ortoqueratología nocturna mediante lentes de contacto permeables al gas. El usuario se coloca las lentes para dormir y por la mañana puede retirárselas y ver correctamente sin necesidad de lentillas ni de gafas.

 

  1. Para mejorar el enfoque y otras muchas habilidades que pueden  estar afectadas en la miopía artificial tenemos la terapia visual comportamental, que consiste en conseguir mejorar las habilidades visuales a través de ejercicios que nos permiten mejorar nuestro rendimiento, ya que los cambios se estructuran a nivel neurológico.

 

  1. Otra opción sería valorar la necesidad o no de llevar gafas para reducir el esfuerzo en cerca y de esta forma, cuando vayamos a cambiar la mirada a lejos contar con un sistema visual más descansado y capaz de cambiar a las diferentes distancias sin problemas.

Por lo tanto sí podemos decir que podemos prevenir la miopía, aunque no en todos los casos, y ralentizar o parar el crecimiento de la misma, pero ¿ocurre lo mismo con la vista cansada?

El ojo es un órgano que entra en la edad adulta muy pronto, en torno a los 12 años, es por ello que a los 40 años podríamos decir que es un órgano “viejecito”, y aparece lo que conocemos como vista cansada o presbicia.  

La vista cansada es debida a que el cristalino, una lente dinámica que tenemos dentro del ojo, va perdiendo la capacidad de enfocar a lo largo de nuestra vida y a los 40 años no solemos tener suficiente capacidad para enfocar a distancias mayores de 40cm, es por esto que a partir de esa edad cada vez necesitamos alejarnos más las cosas que queremos ver.

Como hemos dicho la vista cansada es el fruto del envejecimiento normal de una parte del ojo, sin embargo podemos mejorar nuestras habilidades visuales, como el enfoque, en la edad adulta. Numerosos estudios indican que la plasticidad cerebral no sólo es cosa de niños, sino que somos capaces de seguir aprendiendo y adquirir nuevas habilidades en edades muy avanzadas, por ello la terapia visual puede ser una buena herramienta para mejorar el rendimiento de nuestro sistema visual.

Tampoco debemos olvidar que el mundo de las lentes de contacto también ha evolucionado para corregir la vista cansada y en este momento contamos con numerosos tipos de lentillas progresivas capaces de mejorar en gran medida nuestra calidad de vida. Puesto a que se trata de lentes indicadas para personas mayores de 40 años, que en muchas ocasiones padecen problemas de lágrima, se han desarrollado materiales más cómodos y que permiten un uso más cómodo de las mismas.

Tanto la miopía artificial como la vista cansada pueden ocasionar numerosos síntomas como dolores de cabeza, fatiga o cansancio tanto visual como general,  ojos rojos o escozor, etc. que finalmente se traducen en un peor rendimiento laborar y un descenso notable en nuestra calidad de vida.

Son muchas las herramientas que están actualmente a nuestro alcance para prevenir numerosos problemas de salud, por lo tanto, ¡utilicémoslas!

 

Aprende a mirar con los ojos y a ver con el cerebro

DOOTeresa Molina Martín y DOO María Valencia Sandonís

 Máster en Optometría y Terapia Visual

Directoras Técnicas de Instituto de Salud Visual

Si te ha gusta el artículo no olvides dar a Me Gusta en Facebook: www.facebook.com/institutosaludvisual o síguenos en Twitter: @isavi3c


Empresa: Instituto de Salud Visual
Más información: www.institutosaludvisual.com
< Volver

Directorio de empresasBUSCADOR EMPRESAS


Copyright 2017 © Guia de prensa S.L. | Tel. 902 026 111 | Síganos: Síganos en Google+: Guía de Prensa Síganos en Facebook: Guía de Prensa Síganos en Twitter: @guiadeprensa Síganos en You Tube: Canal Teleguiadeprensa Síganos en LinkedIn: Guía de Prensa
Guia Empresas | Horomárkate | Vida Sana | Nota legal | Publicidad | Contactar


GuíadePrensa.com es un directorio de empresas , creado principalmente para ayudar a los clientes y empresas de España a darse a conocer y encontrar servicios. En este directorio empresas se ofrece información de contacto de forma clara, fácil y gratuita. Es un buscador de empresas en el que las empresas de España pueden anunciarse en Internet de forma simple y sencilla sin suponer un gasto.

Además en este directorio de empresas se adjuntan las publicaciones que las empresas han realizado con nosotros en prensa nacional. Para aportar información extra de la mano de los principales periódicos.