Validación de usuario
Validación de usuario
Cerrar
Compartir en TwitterCompartir en Facebook
Compartir:

6 de febrero de 2015

Cinco preguntas clave sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Dificultades para concentrarse, para permanecer sentados y para controlar su impulsividad. Son los síntomas más claros del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), que suele empezar a mostrarse sobre los cuatro años.

Luisa dice que su hijo Juan “es muy inquieto”. Cuando va al colegio grita, se pelea y se despista a menudo. Cuando llega a casa, pone todo patas arriba, se sube a los muebles y ninguno de los juguetes o de las actividades que sus padres le proponen capta su interés durante más de unos minutos. En la calle, Juan actúa de forma impulsiva, como si no fuera consciente de los peligros que entraña una carretera o un centro comercial lleno de gente. ¿Has oído alguna historia parecida alguna vez? ¿Te has planteado si estos comportamientos corresponden necesariamente a un niño hiperactivo o, por el contrario, pueden considerarse ’normales’? En este artículo te contamos en qué consiste el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y en qué se diferencia de un niño simplemente “activo”. 

El TDAH es un trastorno que se presenta con frecuencia durante la infancia y se caracteriza por problemas de atención, dificultad para permanecer sentado (hiperactividad) o para tomar decisiones correctas (impulsividad). Este trastorno afecta a entre el 8 y el 10% de los niños en edad escolar y es más frecuente en los niños que en las niñas. Los síntomas que produce pueden conllevar problemas escolares, en casa o con los amigos. Con frecuencia los niños con TDAH pueden tener otros problemas asociados, como ciertos trastornos de conducta, ansiedad o problemas de aprendizaje.

¿Qué causa este trastorno?

No conocemos con claridad todos los factores que intervienen en la aparición del TDAH, pero parece que están involucrados una serie de factores de carácter genético y ambiental. Varios estudios han demostrado que muchos niños con TDAH tienen un familiar cercano que padece el mismo trastorno. Estos factores genéticos se han asociado a cambios en las sustancias químicas y en el tamaño de ciertas zonas del cerebro. Por otra parte, factores ambientales como la exposición al tabaco antes del nacimiento, parece aumentar el riesgo de sufrir este trastorno. Otros factores que se han asociado al desarrollo de TDAH son el nacimiento prematuro o con peso bajo, la exposición prenatal al alcohol y la producción de lesiones cerebrales durante el parto. Aunque también se está investigando el papel que juega la dieta (aditivos alimetarios, azúcares, falta de ciertos minerales y ácidos grasos) en el desarrollo de este trastorno, no se ha podido comprobar que ninguno de estos factores constituya una causa clara.   

¿Ante qué síntomas hay que sospechar que mi hijo tiene un posible TDAH?

Los niños con TDHA presentan al menos uno de los siguientes síntomas:

  1. Aumento de la actividad (hiperactividad): tienen una gran dificultad para permanecer quietos o callados cuando la situación lo requiere, ya sea en casa o en el colegio.
  2. Impulsividad: actuan sin pensar y sin evaluar las consecuencias de la conducta, lo que da lugar a dificultades de adaptación familiar, escolar o social.
  3. Problemas de atención: son incapaces de mantener la concentración en tareas que suponen un esfuerzo mental sostenido, de forma que parece que no escuchan. También les cuesta seguir órdenes e instrucciones y suelen distraerse con facilidad. 

Estos síntomas suelen aparecer alrededor de los cuatro años y, aunque pueden producirse cambios en la frecuencia y patrón de los síntomas, suelen continuar durante la adolescencia y la edad adulta.

¿Cómo sé que mi pequeño tan sólo es un “niño nervioso”?

Muchas veces, la mayoría de los niños, especialmente los más pequeños y cuando están más nerviosos, se comportan de forma impulsiva, se mueven en exceso o no prestan atención. La diferencia entre este comportamiento y el TDAH es que en este trastorno los síntomas están presentes durante al menos seis meses,  afectan a diferentes ambientes o contextos (familiar, escolar y social), aparecen antes de los doce años de edad e impiden que el niño se desenvuelva adecuadamente en su medio. Además, estos síntomas no están causados por otros trastornos mentales y son demasiado intensos para el nivel de desarrollo del niño.

El diagnóstico del TDAH es exclusivamente clínico, es decir, lo realiza un profesional sanitario con formación y experiencia sobre el trastorno a partir de la información que proporcionan los propios niños, sus padres y educadores. Además, el diagnóstico debe apoyarse en la presencia de síntomas característicos que tengan una clara repercusión a nivel familiar, académica o social, tras haber excluido otros problemas que puedan justificar la sintomatología observada.

¿Cuál es el tratamiento del TDAH?

Aunque no disponemos actualmente de una cura para el TDAH, existen varios tratamientos que ayudan a controlar sus síntomas de forma eficaz. El tratamiento con fármacos suele ser efectivo aunque varía de un niño a otro y puede producir efectos secundarios como pérdida de apetito y peso, o trastornos del sueño, entre otros. Por ello en ocasiones es  necesario probar con más de un tratamiento hasta encontrar el que mejor se adapta al pequeño. Otros tratamientos adecuados son la intervención psicopedagógica y la terapia conductual, la cual proporciona instrucciones y directrices claras sobre la forma de actuar del niño y establece un sistema consistente de recompensas para las conductas apropiadas y de consecuencias negativas para las inapropiadas. Estos tratamientos pueden llevarse a cabo de forma aislada o en combinación. Aunque el tratamiento de niños con TDAH ha de realizarse de forma individualizada según las necesidades de cada paciente y su familia, en la mayoría de los casos, la mejor forma de tratar un TDAH es mediante una combinación de fármacos y tratamiento conductual.

 ¿Y cómo puedo yo ayudar a mi pequeño?

Aunque educar a un niño con TDAH puede ser un verdadero desafío para sus padres y educadores, es importante saber reconocer que los niños que padecen este trastorno no se portan mal a propósito ni intentan llamar la atención con su conducta. Para ellos resulta muy difícil controlar su comportamiento. La mejor forma de ayudar a un niño hiperactivo es informarse sobre el problema e inluso se recomienda la participación de los padres en grupos de apoyo y como parte de la terapia conductual. Algunos consejos que pueden resultar muy útiles para ayudar a niños con TDAH son:  

  • Crea una rutina diaria con una serie de actividades desde que el niño se despierta hasta la hora de acostarse. Pon el horario en un lugar claramente visible para que el pequeño pueda ver qué es lo que se espera de él a lo largo del día y cuál es el momento para cada actividad.
  • Reduce al mínimo las distracciones. Proporciona al niño lugares preparados para cada actividad diaria (hacer los deberes, vestirse, etc) y apaga el televisor, la radio o cualquier fuente de distracción mientras el niño las realiza.  
  • Limita las opciones. Ofrece al niño la posibilidad de escoger entre dos objetos a la hora de decidir, por ejemplo, los juguetes que prefiere, para que no se sienta agobiado ante tantas posibilidades.
  • Establece objetivos alcanzables que el niño pueda cumplir y claros.
  • Presta atención a cómo te relacionas con el niño. En lugar de dar largas explicaciones para justificar las normas, da instrucciones claras y breves para recordarle sus responsabilidades.
  • Recompensa los comportamientos positivos del niño. Puedes utilizar para ello pegatinas y proponer premios cuando alcance un determinado número de pegatinas.  
  • Ayuda al niño a descubrir sus habilidades, esto aumentará su autoestima y favorecerá sus relaciones sociales.   
  • Durante las tareas que requieran atención, propón descansos con actividades que impliquen ejercicio físico.  
  • Busca actividades que gusten al niño y que sea capaz de desarrollar (deportes, juegos...)
  • En las situaciones conflictivas, utiliza estrategias para calmar al niño como establecer tiempos de espera, distraerlo o apartarlo de la situación.

Empresa: Fundació Roger Torné
Más información: www.fundrogertorne.org
< Volver

Directorio de empresasBUSCADOR EMPRESAS


Copyright 2017 © Guia de prensa S.L. | Tel. 902 026 111 | Síganos: Síganos en Google+: Guía de Prensa Síganos en Facebook: Guía de Prensa Síganos en Twitter: @guiadeprensa Síganos en You Tube: Canal Teleguiadeprensa Síganos en LinkedIn: Guía de Prensa
Guia Empresas | Horomárkate | Vida Sana | Nota legal | Publicidad | Contactar


GuíadePrensa.com es un directorio de empresas , creado principalmente para ayudar a los clientes y empresas de España a darse a conocer y encontrar servicios. En este directorio empresas se ofrece información de contacto de forma clara, fácil y gratuita. Es un buscador de empresas en el que las empresas de España pueden anunciarse en Internet de forma simple y sencilla sin suponer un gasto.

Además en este directorio de empresas se adjuntan las publicaciones que las empresas han realizado con nosotros en prensa nacional. Para aportar información extra de la mano de los principales periódicos.