xUso de cookies
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias cómo de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso más información.
Validación de usuario
Validación de usuario
Cerrar
Compartir en TwitterCompartir en Facebook
Compartir:

9 de marzo de 2015

Cuando los padres ya no viven juntos

Hoy en día, no es un hecho excepcional que haya parejas que se separan. Sin embargo, si estas situaciones no se gestionan bien, pueden terminar pasando factura a los miembros de la familia, especialmente a los niños.

Hay ocasiones en que las parejas tienen que decidir entre separarse o seguir juntos a pesar de las diferencias, discusiones, gritos y dejadez, o, incluso por el supuesto “bien de los niños”. Muchos padres dudan de si será menos dañino para los hijos “mal seguir” juntos o ver que sus padres se separan. Siguen, se dan nuevas oportunidades y, al final, muchos deciden separarse. No es fácil y en muchas ocasiones es algo traumático para los hijos, pero vivir en el engaño, el dolor diario y la discusión como modo de comunicación tampoco es bueno y no ayuda a educar y transmitir el valor de la familia. Hoy en día, nos guste o no, hay una realidad que no es la excepción: miles de hogares se dan nuevas oportunidades y, en ellos, los padres separados conviven con su nueva pareja. Y una de las dos partes, o las dos, aportan hijos de diferentes edades de anteriores relaciones.

Se habla mucho sobre el derecho que tiene una persona a rehacer su vida pero nunca hay que olvidar el derecho que tiene un hijo a seguir siendo educado, acompañado y orientado, estén sus padres juntos físicamente o no.

Por muy civilizado y respetuoso que sea el proceso de ruptura, e independientemente de las causas que lleven a ello, es algo que inicialmente no se desea. Desequilibra y puede afectar de diferente forma a todos los miembros de la familia. ¡Cuánta inteligencia emocional se necesita durante este proceso para que las emociones no torpedeen la responsabilidad como padre y madre! En este momento en el que ambos cónyuges viven solos ambos tendrán que adoptar roles que con anterioridad no ejercían: escuchar, empatizar, colaborar, hacer deberes con el niño, llevarlo a actividades, organizar los horarios, etc.

Cuando ya no se vive bajo el mismo techo los padres tenéis que recordaros a vosotros estas ideas, y recordárselas a vuestros hijos adaptadas a su edad, maduración y circunstancias:

1. La decisión de separaros es vuestra y ellos no son los responsables. De esta forma trabajáis el sentimiento de culpabilidad que muchas veces tienen los niños cuando piensan que su mal comportamiento puede ser el motivo de la ruptura.

2. Transmitidles que se les quiere igual y que ellos no tienen que querer más a uno que a otro por el hecho de separarse o convivir más tiempo. Es contraproducente para su seguridad emocional preguntarles a quién quieren más.

3. No les demostréis vuestro amor comprándoles cosas, caprichos o dejándoles hacer lo que la otra parte no les permite o lo que no les permitías antes. Para tener seguridad como padre o madre no tenéis porqué desestabilizarlos a ellos.

4. Educad con límites. Son necesarios para su correcto desarrollo y equilibrio mental, estéis o no separados. Hay que trabajar en equipo para que las normas se sigan cumpliendo y que exista por lo menos una mínima comunicación necesaria entre vosotros con el fin de tener una educación estable. Así que recordadles que en vuestra nueva casa todo seguirá siendo igual. Diseñad un cartel con las normas y valores de este hogar junto a vuestros hijos. Os ayudará a las dos partes: a vosotros porque es vuestra responsabilidad, y a ellos, a cumplirlas. Además, es preferible tener las normas de forma visual que no en forma de “sermón”. Fomentad que se lo enseñen a la otra parte; de este modo transmitís seguridad y buen ejemplo.

5. Ante el “papá me deja” o “mamá me ha dicho”, no les deis credibilidad si viviendo bajo el mismo techo tampoco lo hacíais. Los hijos aprovechan esta circunstancia si ven que la comunicación entre ambos padres no es fluida. Evitad que vuestros hijos terminen comprobando que su padre o su madre no se entera de nada. Estar unidos en este momento, aunque no os apetezca debido a rencores o malos rollos, es fundamental para que vuestros hijos no os hagan chantajes emocionales.

6. Si os encontráis mal, no lo disimuléis. La educación emocional pasa por no fingir emociones y sentimientos. Poneros a su nivel y explicadles cómo os sentís. Así es más fácil que vuestros hijos os expliquen cómo se sienten ahora o en un futuro. Fomentad actividades que ayuden a la gestión de las emociones: escribir, dibujar, hablar, hacer ejercicios, ver una película de risa, empatizar. Si os encontráis desanimados, os encerráis en casa, os quedáis todo el día en la cama o sin comer, es bueno que les expliquéis que es porque os encontráis tristes. Ellos querrán hacer lo mismo el día que no se encuentren bien.

7. No mezcléis los papeles de marido-mujer con los de padre-madre. Por muy mal marido o mujer que fuera o se convierta tu “ex”, decidisteis tener hijos con él en su día. Sed respetuosos, siempre. Para vuestros hijos pueden ser los mejores padres o madres y no conviene que os oigan criticándolos cuando habláis con amigos. No os recreéis en lo malo y transmitáis esa visión distorsionada a vuestros hijos. La edad que tienen vuestros hijos quizá no sea la más adecuada para oír según qué temas. Ponédselo fácil en este sentido.

8. Si dais dinero sin control, sin saber en qué lo gastan o fomentando que se lo escondan a la otra parte, no educáis en la responsabilidad y sinceridad. Lo que ahora interpretáis como una “tontería”, no os parecerá que lo es en la adolescencia.

9. Si queréis que vuestra expareja cuente con vosotros, contad vosotros con la otra parte. Ante situaciones de cambio de colegio, actividades extraescolares, vacaciones, etc., necesitáis comunicaros. Centraros en los beneficios para vuestros hijos y en cómo los educáis en la resolución de situaciones, y no en la rabia que os da tener que coger el teléfono para llamar y transmitir nuevas propuestas a la otra parte o en las ganas de llevarle la contraria por temas pasados. En estos casos las emociones están mal gestionadas.

10. Cuidad las conversaciones y sus formas. Reflexionad antes de llamar impulsivamente y montar una escena con los niños al otro lado del teléfono. Buscad el momento adecuado para hablar y, si la conversación fluye, reforzad a vuestra expareja diciéndole que os alegráis de poder mantener conversaciones de ese modo. Y a vuestros hijos decidles un “¡genial! he hablado con papá y hemos acordado que…”. Hay más opciones, como verse en una cafetería o en un parque mientras los niños juegan y ven que todo se lleva con normalidad. Así, también educáis para su futuro en cuanto a las relaciones de pareja.

11. No los sobreprotejáis, porque fomentáis su inseguridad. Si antes se hacían la cama, se recogían su cuarto, se preparaban la mochila, o se bañaban solos, ahora también. En ocasiones los niños viven retrocesos en sus conductas, por lo que no necesitan que las fomentéis.

12. Cuidad vuestras expectativas y las de vuestros hijos cuando estén con vosotros. Está bien ir al cine, hacer deporte o ir a merendar fuera, pero es necesario también crear espacios de comunicación en los que se traten sus temas de interés o lo que les pueda preocupar, como si vais a volver a casa o a tener pareja, si vais a tener hijos, si les dejaréis de querer…. Vivir los fines de semana como idílicos, alejados de su realidad, os condiciona y os exige que el siguiente sea igual o mejor. Los niños son muy maleables emocionalmente, no los uséis a vuestro favor.

13. Tenéis derecho a tener vuestro espacio y vuestro ocio, y a buscar nueva pareja pero siempre que no perjudique a vuestros hijos o vuestra relación con ellos. Si el fin de semana están con vosotros podéis ir a ver a los abuelos o tíos, pero no dejarlos solos todo el fin de semana. Comprar su silencio con unas zapatillas de deporte nuevas para que no lo digan, quizá os sirva pero os lo echarán en cara en un futuro. Los niños necesitan tiempo y de calidad.

14. No uséis a vuestros hijos de “monedas de cambio” en un ambiente de amenazas. Resetearos y borrad frases del tipo “Si no me ……no verás al niño”, “O me… u olvídate de las vacaciones…” que solo fomentan la venganza futura.

15. Si hoy en día tratamos con normalidad que las parejas se rompan y se den nuevas oportunidades, hay que llegar a ver normal que los padres y madres con sus nuevas parejas no se vean como una amenaza. Si vuestro ex tiene pareja, alegraros. Si vuestro ex está en equilibrio, lo trasladará también a vuestros hijos. Alegraros por lo bueno que les ocurra.

Recordad que los hijos tienen a sus padres como modelo de referencia. Cuando se deja de convivir bajo el mismo techo, se pierden muchos detalles del día a día, pero los pilares básicos, los educativos y emocionales, tienen que estar presentes pese al cambio de domicilio. “Si antes no lo hacía, ahora, por estar separados, tampoco debe hacerlo”, es una frase que os puede ayudar a tomar decisiones como padres y madres. En cualquier caso, la comunicación y el respeto serán los aliados en esta tarea y aquí es donde tiene que centrarse vuestra energía.

Patricia Ramírez Loeffler es Psicóloga del deporte y de la salud.

Yolanda Cuevas Ayneto es Psicóloga de la salud y el deporte y Master en psicología clínica y salud. 


Empresa: Fundació Roger Torné
< Volver

Directorio de empresasBUSCADOR EMPRESAS


Copyright 2017 © Guia de prensa S.L. | Tel. 902 026 111 | Síganos: Síganos en Google+: Guía de Prensa Síganos en Facebook: Guía de Prensa Síganos en Twitter: @guiadeprensa Síganos en You Tube: Canal Teleguiadeprensa Síganos en LinkedIn: Guía de Prensa
Guia Empresas | Horomárkate | Vida Sana | Nota legal | Publicidad | Contactar


GuíadePrensa.com es un directorio de empresas , creado principalmente para ayudar a los clientes y empresas de España a darse a conocer y encontrar servicios. En este directorio empresas se ofrece información de contacto de forma clara, fácil y gratuita. Es un buscador de empresas en el que las empresas de España pueden anunciarse en Internet de forma simple y sencilla sin suponer un gasto.

Además en este directorio de empresas se adjuntan las publicaciones que las empresas han realizado con nosotros en prensa nacional. Para aportar información extra de la mano de los principales periódicos.