Validación de usuario
Validación de usuario
Cerrar
Compartir en TwitterCompartir en Facebook
Compartir:

Neuropsico. Dr. Francisco Villarejo. Departamento de Neurocirugía Clínica La Luz

Según las estadísticas de la mayoría de los países desarrollados, un 20 % de todas las enfermedades causantes de una incapacidad temporal en el trabajo y un 50% de las causas de jubilación anticipada depende de enfermedades de la columna vertebral. Las estenosis de canal, es una de ellas.

Sector/es: Neurología, Neurología.

Datos contacto de Neuropsico. Dr. Francisco Villarejo. Departamento de Neurocirugía Clínica La Luz

DirecciónGeneral Rodrigo, 8 - Humanes de Madrid (Madrid) - 28003- España
Teléfono 91 553 15 58 Fax 91 553 11 34

Descripción de Neuropsico. Dr. Francisco Villarejo. Departamento de Neurocirugía Clínica La Luz

La Estenosis de Canal, o “Síndrome del Escaparate” ¿Cuándo y cómo actuar?

Como su nombre indica, la Estenosis de Canal es la disminución de los diámetros del canal lumbar en donde se encuentran la parte final de la médula espinal y las raíces de nervios de la cola de caballo, responsables del movimiento en los miembros inferiores y del control de esfínteres.
Estos diámetros normales pueden estar disminuidos congénitamente o por un proceso degenerativo llamado espondilosis o espondiloartrosis en el que se producen los osteofitos o picos de loro, la hipertrofia de ligamentos y la degeneración de las articulaciones entre las vértebras.
Este proceso degenerativo empieza a la edad de 45 años, y en el 95% de los varones y el 80% de las mujeres de más de 65 años presentan estenosis de canal clínica o radiológicamente.

Síntomas
Los síntomas clínicos son fundamentalmente el dolor lumbar en miembros inferiores y los trastornos sensitivos en dichos miembros en forma de hormigueos, así como la pérdida de fuerza después de caminar más de 100 metros y el alivio de los síntomas al sentarse o pararse y también al flexionar el tronco sobre la pelvis y el empeoramiento al extender el tronco. Por ello se llama el síndrome del escaparate, ya que el paciente se tiene que parar unos minutos para que desaparezcan los síntomas.

¿Cuándo Operar?
Se deben intervenir cuando el paciente tenga claudicación neurógena, es decir, presente parestesias, trastornos sensitivos en las piernas y pérdida de fuerza en miembros inferiores que le impiden o dificultan la marcha, el llamado ‘síndrome del escaparate’. También los pacientes suelen tener dolor lumbar.

¿Cómo intervenir?
Respecto a cómo se debe intervenir, existe un gran debate en la actualidad. Hay autores que prefieren realizar una laminectomía descompresiva simplemente, es decir, extirpar las láminas o el hueso que comprimen los nervios, otros realizar laminectomía y extirpación de los discos afectados más colocación de dispositivos metálicos a nivel del espacio discal, y otros realizan laminectomía más dispositivos (PLIF o TLIF) más tornillos transpediculares con barras.
La técnica menos “traumática”, consiste en la extirpación del ligamento amarillo (flavectomía), foraminotomía o aumento del agujero de conjunción por donde van los nervios y colocación de un espaciador interespinoso que va anclado en las apófisis espinosas y que progresivamente va abriendo el canal espinal y los agujeros de conjunción, siendo una intervención menor, sin riesgos y, a veces, se colocan los espaciadores percutáneos sin abrir pero sin foraminotomía y sin flavectomía. Esto se hace en personas mayores con grandes problemas de salud y otras que se niegan a cirugía abierta, y en ambos casos los resultados obtenidos son muy buenos, con más del 90% de excelentes resultados.

 

Pautas o Consejos de un Experto: Dr. Francisco J. Villarejo,
Clínica la Luz. Departamento de Neurocirugía

Está claro que al ser un problema mecánico, el tratamiento médico para la Estenosis de Canal no va a funcionar y sólo va a paliar los síntomas motores, mientras que el tratamiento quirúrgico va a ser definitivo en la mayoría de los casos, curando al paciente.
Volvemos a insistir en que con las primeras técnicas, el tratamiento quirúrgico puede ir acompañado de complicaciones graves, mientras que la técnica de flavectomía, foraminotomía o aumento del agujero de conjunción por donde van los nervios y colocación de un espaciador interespinoso que preconizamos es muy sencilla, dura 40-60 minutos, los pacientes se van a su casa a las 48 horas y si tienen alguna actividad laboral puede efectuarla a las 3 semanas de la intervención.

 

ENTREVISTA
Dr. Francisco J. Villarejo / Clínica la Luz. Departamento de Neurocirugía

“La hernia discal surge a cualquier edad”

¿Nos podría hacer una introducción del problema de la hernia discal?
La unidad de movimiento principal de la columna vertebral es el disco intervertebral del que existen en total 23 (6 cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares). Estos discos están compuestos por un anillo fibroso periférico y un núcleo pulposo central, y se trata de un órgano de tejido conjuntivo. El anillo discal se compone principalmente por fibras entrelazadas y el núcleo pulposo por una matriz orgánica con alto contenido hídrico, glucoproteínas y polisacáridos de alto peso molecular.
En la nomenclatura actual utilizamos el término de protusión para indicar un abombamiento posterior de los contornos del disco con un anillo discal intacto. Si el anillo fibroso está roto o perforado, el núcleo pulposo se hernia posteriormente en el espacio epidural dorsal o dorsolateral y se forma la hernia discal o prolapso discal, que puede desplazarse superior o inferiormente y crea el secuestro discal o fragmento discal emigrado.

¿A quiénes afecta más?
La Hernia discal surge a cualquier edad: en adolescentes y deportistas la causa de la hernia discal generalmente es un traumatismo, mientras que en el adulto se trata de un proceso degenerativo, existiendo un pico de incidencia entre los 40 y 50 años. Entre los factores de riesgo en la producción de esta patología estarían los trabajos que conllevan esfuerzo físico como levantar o mover pesos o mantener una posición permanente durante muchas horas. También están citados como factores de riesgo la obesidad y el tabaco. Este último produce una disminución del contenido mineral del hueso, disminuye la saturación de oxígeno, interfiere en el metabolismo discal y aumenta la presión ejercida sobre el disco debido a la tos crónica de los fumadores.

¿Cuáles son sus síntomas?
Los síntomas que produce la hernia discal son fundamentalmente dolor, trastornos motores y trastornos sensitivos. En las hernias lumbares el cuadro es una lumbociática, el dolor comienza en la región lumbar y se irradia por el miembro inferior hasta el pie. Acompañando a este dolor puede aparecer pérdida de fuerza en el pie y zonas de menor sensibilidad con acorchamiento o zonas dormidas en el miembro inferior.
La patología lumbar es consecuencia de la posición erecta, que produce un deterioro progresivo con la edad en toda la columna vertebral pero fundamentalmente en las vértebras lumbares. Este hecho se ha confirmado en todos los esqueletos axiales desde la antigüedad como en los dinosaurios.
De cada 1.000 personas que acuden a la consulta de un médico general o médico de familia 20 lo hacen por presentar dolor lumbar y acudirá 3 veces por lo menos a una nueva visita, con una duración media de partes de incapacidad de 33 días y uno de cada dos es remitido al Hospital y uno de cada 13 de los que va al Hospital es ingresado, lo que da una proporción de 33 por cada 1.000 personas que consultan al médico general, aunque sólo uno de cada 7 de ellos, es decir, 5 de cada 1.000 consultas recibirá tratamiento quirúrgico.

¿Qué hemos de hacer para prevenir la hernia discal?
Como profilaxis o prevención se han realizado una serie de estudios en los que se aconseja que un adolescente no debe levantar más de 15 kg. de peso y el resto de personas no más de 30 kg. para hombres y 20 kg. para mujeres.
También está confirmado que el 50% de los episodios de dolor lumbar comunicados a un centro médico ocurrieron durante el trabajo, el 27% en el hogar, el 8% al estornudar o toser, y el 15% presentaron un inicio gradual sin causa conocida.
La ergonomía que estudia la adaptación del trabajo al hombre podría eliminar las situaciones de riesgo que fácilmente pueden producir dolor lumbar agudo o crónico. En primer lugar fraccionando las cargas que deben ser elevadas en pesos razonables, en segundo lugar excluyendo los esfuerzos excesivos y los movimientos forzados de flexión, extensión y rotación del tronco, y por último evitando sacudidas innecesarias de la columna causadas por accidentes e incidentes como tropiezos, resbalones, etc.


¿Cuándo hay que intervenir?
Para responder a esta pregunta hay varios casos fundamentales. La primera que el enfermo tenga una clara hernia discal confirmada en la Resonancia Magnética; segundo, que no ceda el dolor con el tratamiento de reposo, analgésicos y antiinflamatorios; y tercero, que la exploración neurológica sea claramente positiva, es decir, que el paciente tenga un déficit motor o sensitivo.

¿Cómo se opera la hernia discal?
En realidad existen múltiples tratamientos para la hernia discal lumbar, pero el más efectivo es la microcirugía. Se han realizado hasta la actualidad múltiples tratamientos como la ozonoterapia, la nucleoplastia, la laminectomía o hemilaminectomía con extirpación del disco, la endoscopia, la nucleotomía percutánea, la quimionucleolisis, incluso la extirpación del disco por vía anterior y sustitución por un disco artificial, etc.
La microcirugía consiste en una incisión lumbar pequeña a nivel de la piel de unos 2-3 cm. disección de la musculatura paravertebral, flavectomía (extirpación del ligamento amarillo) y extirpación del fragmento discal herniado dejando el resto del disco, todo ello con la ayuda del microscopio quirúrgico. En las hernias muy voluminosas y en las recidivas, en los últimos años estamos colocando un espaciador interespinoso para evitar dichas recidivas.
En resumen podemos decir que está muy claro y en la mayoría de los autores también, que el tratamiento de la hernia discal es la microcirugía cuando existe indicación quirúrgica.

¿Por qué operar?
Las hernia discales las operamos porque está claro que los estudios estadísticos publicados y nuestra experiencia personal nos demuestra que a lo largo de los años los enfermos operados (entre dos y cuatro años después de la operación) y los no operados están igual, pero la gran diferencia es que en los enfermos operados desaparece completamente el dolor con la intervención y se incorporan a su trabajo en la mayoría de los casos muy poco tiempo después de la cirugía, mientras que los no operados sufren muchos más meses con dolor y en la mayoría de los casos tardan en incorporarse a su trabajo, no se incorporan o tienen que cambiar de trabajo, por tanto, soy de la opinión de que las hernias discales lumbares se deben intervenir cuando se cumplan las tres premisas anteriormente citadas.

 

Un gran bagaje detrás

FRANCISCO J. VILLAREJO nace en Málaga. Se licencia en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Neurocirugía, lee su tesis doctoral, Cum Laude, en la Universidad de Valladolid. Su título es “PARALISIS CIÁTICA POSTINYECCION. ESTUDIO CLINICO Y EXPERIMENTAL”.


Realiza el internado en el Departamento de Neurocirugía del Instituto de Oncología y la Residencia en la Ciudad Sanitaria La Paz, con el Profesor Obrador, donde después es nombrado Médico Adjunto de Neurocirugía. Trabaja durante un año como ”Senior House Officer” en el Newcastle General Hospital (Inglaterra) con el Profesor Hankinson y posteriormente con el Dr. Raimondi en el Children´s Hospital de Chicago y el Dr. Hoffman en el Hospital for Sick Children de Toronto.
Fue nombrado Jefe de Sección de Neurocirugía del Hospital La Paz de Madrid. Actualmente, ejerce como Jefe de Servicio de Neurocirugía del Hospital del Niño Jesús de Madrid.
Es profesor Honorario de la Cátedra de Pediatría de la Universidad Autónoma de Madrid, miembro de las más importantes Sociedades Nacionales e Internacionales de Neurología, Neurocirugía y Pediatría, incluyendo la American Association of Neurological Surgeons y American Epilepsy Society.
Ha presentado más de 600 comunicaciones en Congresos Nacionales e Internacionales y ha organizado 38 Congresos Internacionales, ha publicado más de 300 trabajos en revistas de habla inglesa y en revistas españolas de la especialidad. Ha colaborado en 10 libros con capítulos fundamentales sobre el tema de la epilepsia y es autor de 5 libros: “Atlas of Pediatric Neurosurgical Techniques” editado por Karger, “Tratamiento de la Epilepsia” editado por Santos, “Neurocirugía Infantil” editado por Ergon, “Tumores Cerebrales del Sistema Nervioso Central en Niños” editado por Ergon, y el último “Cirugía de la Columna Vertebral” editado por Ergon.

 

Publicaciones prensa Neuropsico. Dr. Francisco Villarejo. Departamento de Neurocirugía Clínica La Luz

LA RAZÓN : Un diario español de información general, consolidado y riguroso. Fundado en 1998 por Luis María Anson y propiedad de Grupo Planeta.

Especial vida sana

14 de junio de 2010
Especial vida sana
LA RAZÓN : Un diario español de información general, consolidado y riguroso. Fundado en 1998 por Luis María Anson y propiedad de Grupo Planeta.

Vida sana

28 de julio de 2010
Vida sana


Directorio de empresasBUSCADOR EMPRESAS

Copyright 2016 © Guia de prensa S.L. | Tel. 902 026 111 | Síganos: Síganos en Google+: Guía de Prensa Síganos en Facebook: Guía de Prensa Síganos en Twitter: @guiadeprensa Síganos en You Tube: Canal Teleguiadeprensa Síganos en LinkedIn: Guía de Prensa
Guia Empresas | Horomárkate | Vida Sana | Nota legal | Publicidad | Contactar


GuíadePrensa.com es un directorio de empresas , creado principalmente para ayudar a los clientes y empresas de España a darse a conocer y encontrar servicios. En este directorio empresas se ofrece información de contacto de forma clara, fácil y gratuita. Es un buscador de empresas en el que las empresas de España pueden anunciarse en Internet de forma simple y sencilla sin suponer un gasto.

Además en este directorio de empresas se adjuntan las publicaciones que las empresas han realizado con nosotros en prensa nacional. Para aportar información extra de la mano de los principales periódicos.