Validación de usuario
Validación de usuario
Cerrar
Compartir en TwitterCompartir en Facebook
Compartir:

Grupo de Micobacterias de la Universidad Autónoma de Madrid

Grupo de Micobacterias de la Universidad Autónoma de Madrid

Las micobacterias son mayoritariamente ambientales, el cuerpo humano está lleno de ellas y seguramente las necesita para sobrevivir. Pero algunas son patógenas y producen enfermedades tan graves como la lepra y la tuberculosis. Deben su nombre a que crecen de un modo similar al de los hongos, y a su estudio se dedica el Grupo de Micobacterias de la Universidad Autónoma de Madrid, que dirige María Jesús García desde que ella misma lo creó en los años noventa.

Sector/es: Investigación y desarrollo.

Datos contacto de Grupo de Micobacterias de la Universidad Autónoma de Madrid

DirecciónSin municipio (Sin provincia) - España
E-Mail

Descripción de Grupo de Micobacterias de la Universidad Autónoma de Madrid

Si no hubiera existido el sida, la tuberculosis ahora mismo estaría en niveles controlables

¿Cómo nació el Grupo de Micobacterias?
Cuando vine a esta facultad, una de mis propuestas de tesis doctoral fue hacer un estudio a nivel taxonómico, de clasificación, dentro de este género. Después de mi tesis, obtuve los primeros proyectos, y ese fue el germen. El grupo se hizo oficial cuando se empezaron a crear los grupos en la Autónoma, en los años noventa. Después de eso he dirigido tesis y tesinas y he ido formando un pequeño equipo, aunque si juntamos a toda la gente que ha pasado por aquí, son bastantes. En la actualidad somos el único grupo de la Autónoma que coordina proyectos europeos. Quizá sea porque yo soy demasiado osada, porque es un quebradero de cabeza bastante serio, mucho trámite administrativo y estar pendiente de muchas cosas.

¿Con qué objetivos se creó el grupo?
Tenemos varias líneas de investigación, que coinciden con nuestros objetivos. Algunas están ahora menos activas y se han creado otras nuevas. Las fundamentales son la clasificación de las bacterias y la latencia; también estudiamos cómo las bacterias fabrican ribosomas, buscamos nuevos medicamentos y hemos comenzado a trabajar en bioinformática, que nos sirve para conocer cómo está la situación del genoma completo de las bacterias.

¿Cómo se hace la clasificación?
Aunque parezca fácil decir que una bacteria es de determinada especie, a veces no lo es tanto, y hay muchos procedimientos más o menos complicados que ayudan a diferenciarlas. El problema es que se puede crear una distorsión en la salud pública si crees que se trata de tuberculosis y no lo es. Tenemos en esta materia una trayectoria de años y a nivel internacional estamos reconocidos en clasificación e identificación del género. Hemos participado en la descripción de seis especies nuevas de las casi 140 que existen, y también en la eliminación de dos, porque a veces un grupo cree tener una nueva e incluso se lo publican, pero luego nosotros hemos visto que habían sido descritas anteriormente. Somos de los pocos en el mundo que seguimos una técnica que nos permite hacer esto.

¿Y por qué estudian la latencia?
En principio estudiamos la patogenia, es decir, los mecanismos que tienen estas bacterias para producir una enfermedad. Y desde hace años ha cobrado protagonismo la latencia, hasta ocupar la mayor parte de nuestro tiempo. Cuando alguien se pone en contacto con un patógeno, si su sistema inmune es bueno lo elimina, pero la tuberculosis tiene un mecanismo por el cual, aunque se considera que es un patógeno estricto, el sistema inmune puede reconocerlo pero no lo elimina, y permanece en una situación en la que no produce enfermedad. Eso es lo que se llama latencia. El problema es que si tu sistema inmune disminuye, la bacteria entra en acción. Esto ha permitido determinar que un tercio de la población mundial está infectada de tuberculosis sin tener la enfermedad, en estado latente.

¿Han avanzado mucho en su conocimiento de este problema?
En nuestro grupo llevamos años que hemos tenido proyectos europeos, que han sido nuestros proyectos más exitosos, trabajando en intentar entender cómo está la bacteria en esas condiciones, si está activa, qué proteínas está sintetizando, por qué se mantiene así... De hecho, cuando surgió el problema del sida, se vió que si en Estados Unidos los pacientes de sida se infectaban con Mycobacterium avium, en España se infectaban con tuberculosis. Y es porque España es, junto a Portugal, uno de los países en los que el nivel de prevalencia de tuberculosis es más elevado de toda Europa, y era esa la bacteria a la que estaban expuestos los pacientes de sida. Ahí es donde se vio la importancia de controlar la latencia de tuberculosis. Si no hubiera existido el sida, la tuberculosis ahora mismo estaría en niveles ínfimos, y no sería un problema mundial tipificado por la OMS como uno de los más importantes.

Su tercer objetivo son los ribosomas.
Intentamos entender los mecanismos por los que la bacteria está fabricando ribosomas, la parte de las células donde se fabrican las proteínas. Si no hay ribosomas, la célula se muere. Si sabemos cómo los fabrica y podemos cortarlo, matamos la bacteria. El problema es que nosotros también tenemos ribosomas.

¿Cuáles considera sus mayores éxitos?
Fundamentalmente, haber podido colaborar con mucha gente. Yo me siento orgullosa de haber coordinado y estar coordinando proyectos europeos en los que participa gente que sabe más que yo. Pertenecemos a sociedades europeas y sobre todo de Iberoamérica, con quienes nuestra conexión es fundamental porque allí el nivel de tuberculosis es muy elevado.

Pero hay otras fuentes de tuberculosis.
El problema de la que viene del este de Europa es que el control de los antibióticos no debió de ser muy bueno en la antigua URSS y aparecieron cepas multirresistentes, así que de inicio se adquiere una tuberculosis contra la cual no se pueden usar los antibióticos más efectivos. Eso es lo más preocupante, y el problema es que la aparición de estas resistencias no se ha controlado y ya se han extendido prácticamente por todo el mundo. No tenemos armas con las que luchar contra eso, la principal es la prevención.

¿No hay una vacuna?
Hay una que está siendo mejorada, y hay un grupo en Zaragoza que está trabajando en otra que parece que tiene mucho futuro. Llevamos colaborando con ellos mucho tiempo, y hemos tenido la suerte de participar en alguno de los peldaños.

¿Es difícil ser mujer investigadora?
Mucho. Últimamente se está dando un poco la vuelta porque la investigación está mal pagada y las mujeres lo aceptamos más. Yo ya llevo tiempo, mis hijos son mayores, pero cuando eran pequeños, era muy complicado, y yo he podido salir adelante porque tengo un marido maravilloso.

¿Y qué planea para el futuro?
Este año me toca pedir proyectos. Acabo de pedir uno muy grande en el que participan catorce grupos de toda Europa, y voy a pedir otros con Iberoamérica en los que voy a ser la coordinadora. Lo más inmediato es terminar, para junio, un proyecto sobre latencia, en el que hemos encontrado bacterias latentes con actividad metabólica que no son capaces de crecer en un cultivo. Eso dificulta hacer un diagnóstico correcto, y nos hace pensar que a lo mejor la tuberculosis no es un patógeno tan estricto. Todavía tenemos mucho que entender de la tuberculosis y por qué aún no hemos sido capaces de controlarla. Eso nos obliga a ser humildes porque no tenemos respuesta para todo.

¿Es la financiación el talón de Aquiles de la investigación?
El problema de la investigación experimental es que es cara. Si no tenemos financiación, no podemos afrontar nuestros proyectos. Mi experiencia a nivel nacional ha sido mala. Hemos recurrido a financiación europea y es así como hemos sobrevivido. También tenemos un técnico becado por el programa Finnova de la Comunidad de Madrid.

Publicaciones prensa Grupo de Micobacterias de la Universidad Autónoma de Madrid

ABC : Es una institución periodística de nuestro país. 
Uno de los periódicos líderes en España, ofrece noticias en español sobre el país y el resto del mundo.

Especial Madrid Innova

16 de marzo de 2011
Especial Madrid Innova


Directorio de empresasBUSCADOR EMPRESAS

Copyright 2016 © Guia de prensa S.L. | Tel. 902 026 111 | Síganos: Síganos en Google+: Guía de Prensa Síganos en Facebook: Guía de Prensa Síganos en Twitter: @guiadeprensa Síganos en You Tube: Canal Teleguiadeprensa Síganos en LinkedIn: Guía de Prensa
Guia Empresas | Horomárkate | Vida Sana | Nota legal | Publicidad | Contactar


GuíadePrensa.com es un directorio de empresas , creado principalmente para ayudar a los clientes y empresas de España a darse a conocer y encontrar servicios. En este directorio empresas se ofrece información de contacto de forma clara, fácil y gratuita. Es un buscador de empresas en el que las empresas de España pueden anunciarse en Internet de forma simple y sencilla sin suponer un gasto.

Además en este directorio de empresas se adjuntan las publicaciones que las empresas han realizado con nosotros en prensa nacional. Para aportar información extra de la mano de los principales periódicos.