“Me he quitado una mochila

de 40 kilos de encima”

 

Marcos Morán

Chef y propietario de Casa Gerardo

El reconocido Chef Marcos Morán, de Casa Gerardo, es la quinta generación de una familia que lleva más de 135 años como ejemplo de gastronomía de Asturias, uniendo tradición y vanguardia en los fogones. Entre fogones y rodeado de exquisitos platos con estrella Michelín, Marcos Morán ha conseguido cambiar sus hábitos para llevar una vida más saludable, tras haber perdido 40 kg gracias a su compromiso, al método PnK de PronoKal Group y a su médico, la doctora Rosa María Bernardo.

 

 

¿Qué representa en su vida la cocina?

Cualquier cocinero, que encima sea empresario con casa propia, te contestará que la cocina es su vida. Evidentemente sé que esta frase suena manida, pero es una realidad. Para ser competitivo y poder mantener el nivel de auto exigencia que llevamos, el día de un cocinero ha de durar las 24 horas. Esto implica sacrificar muchas cosas de una vida privada que depende de la cesión y generosidad de quien comparte contigo tu vida.

 

¿En qué momento se da cuenta que debe hacer un cambio en sus hábitos y se enfrenta a seguir el método PnK de PronoKal Group? ¿Y por qué decide seguir este método y no otro?

Llevo siendo gordito desde siempre. Cuando me fui a la universidad con 17 años, el tema fue a más y lo que empezó siendo anecdótico pasó a ser costumbre y, año a año, iba subiendo poco a poco de peso. Te vas marcando límites y lo que antes eran las tres cifras sube a 110 y así un poquito más cada año. Por en medio intenté con diferentes resultados ponerme a dieta un montón de veces. Y aunque en algunos casos adelgazaba, siempre tenía efectos rebote y volvía al inicio o incluso un poquito más.

Un punto de inflexión fue este enero cuando, por culpa de una hernia umbilical, tuve que operarme y, al estar gordo, lo que iba a ser una operación con laparoscopia significó operar de una manera más invasiva. Este julio me animé y empecé con Pronokal. Mi idea nunca ha sido perder peso sino ganar salud. Dejar de estar constantemente cansado. Tener fuerza de voluntad y hacer un cambio en mi estilo de vida. Apostar por una vida sana. Apostar por mí, al fin y al cabo. Con el método PnK no solo se pretende perder peso. Lo que se logra es un cambio real de hábitos, un nuevo estilo de vida basado en una reeducación alimentaria y en la realización de ejercicio físico a diario. Además, se adaptan a diferentes perfiles de pacientes, siempre se lleva a cabo bajo control médico y el paciente tiene el apoyo de un equipo multidisciplinar, que incluye dietista, coach, técnicos en actividad física y profesionales de coaching. Te sientes muy acompañado.

 

¿Le costó mucho esfuerzo seguirlo, más aún estando rodeado de tales manjares?

Lo difícil aún no ha pasado y es la preocupación de volver a caer en malos hábitos. Desde luego el hambre nunca ha sido un problema. Este método me ha enseñado que no es necesario pasar hambre para perder peso. El enemigo es la ansiedad. El trabajo ha sido en ese sentido mi refugio. Y aunque muchos digan que entre fogones es difícil estar a dieta yo considero que tengo la suerte de tener acceso a todos los alimentos y encima unas habilidades técnicas que me permiten hacer cosas más divertidas, distintas y variadas que una persona que no está en una cocina. Si por algún caso tengo dudas o tentaciones estoy siendo muy ayudado tanto por el equipo de coach de PronoKal Group, como por mi mujer en casa, mis padres y los chicos del restaurante en el trabajo. En este nuevo proyecto de vida he tenido la suerte de tener muchos aliados que han hecho suyo el reto, se han comprometido conmigo y mi salud.

 

¿Está aceptado en el mundo de la gastronomía el sobrepeso?  ¿Qué le han comentado sus compañeros de profesión de su cambio físico?

Desgraciadamente el sobrepeso y la obesidad son unas de las causas de mortalidad más importantes del mundo.

Estar con exceso de peso es un problema que muchas veces no identificamos como enfermedad, pues alegremente los “no gordos” dicen que estamos así porque queremos. Os garantizo que adelgazar no es fácil y que la sociedad de consumo te vende dobles mensajes en los que los modelos y las imágenes que “ingerimos” son cuerpos esculpidos, pero las marcas comerciales no hacen más que fomentar la grasa y los excesos alimenticios. Esa doble moral está instaurada en el ideario de la gente. Todos te dicen qué pena que estés tan gordo pero cuando están comiendo y les sobra algo en el plato al primero que miran es a ti para ver si se lo terminas. Y tú como te gusta comer más que nada pues estiras el brazo y le rebañas el plato. Es una pescadilla que se muerde la cola.

En mi sector es un poco lo mismo, aunque desde mis colegas lo único que he encontrado ha sido felicitaciones y sorpresas en muchos casos. Muchos no se creen que lo haya logrado solo con alimentación y sacrificio y me preguntan si me he operado. Les digo que no, que solo con mucha fuerza de voluntad y el método PnK de PronoKal Group.

 

Es curioso ver cómo gente que pasa un mes sin verte o un poco más se cruza contigo por la calle y no te reconoce. La frase que más gracia me hace es la de “¿Qué te ha pasado?”, a lo que yo les respondo “¿Qué me pasaba?”

 

En su casa y sus amigos… ¿Qué le dicen? ¿Le ven diferente?

Mi familia está siendo clave en este cambio. Al fin y al cabo, he tenido que renunciar a algunas comidas en restaurantes. Quedarme en casa con mi mujer comiendo a dieta los días libres en vez de poder ir a comer por ahí. Mi hijo de cuatro años me dice que “ahora tengo cuello” y que “papá está muy guapo”. Él es una de las personas por las que el cambio se hacía más necesario. Su vitalidad y el ritmo que me imponía cuando jugábamos era imposible de seguir para una persona con mi obesidad. Ahora estoy encantado de que, durante el poco tiempo que me permite el trabajo, poder disfrutar con él sea realmente a tope.

En el trabajo la gente se ha portado también fenomenal. Todos se han sorprendido porque creo que no daban un duro por mi (jajaja…) Llevan muchos años viéndome hacer dietas y robando a escondidas chocolate. Pero según iban pasando las semanas la incredulidad se convirtió en apoyo y muchos ya se saben mis pautas alimentarias mejor que yo. Se agradece tener apoyo en el día a día.

Es curioso ver cómo gente que pasa un mes sin verte o un poco más se cruza contigo por la calle y no te reconoce. La frase que más gracia me hace es la de “¿Qué te ha pasado?”, a lo que yo les respondo “¿Qué me pasaba?”. El cambio físico es lo más evidente, pero de verdad que internamente donde más se nota es en el estado de ánimo y el humor. Me siento mucho más feliz y con posibilidad de rendir más tanto a nivel profesional como humano.

 

¿Qué puede hacer ahora con 40 kg menos que no se había ni planteado poder hacer?

Una de las cosas que más ha mejorado ha sido el viajar. Pasar ratos conduciendo sin estar incómodo o cansado y desde luego el momento de los vuelos. Los asientos de los aviones eran una silla de tortura. Me he quitado una mochila de 40 kilos de encima. Eso era demasiado “equipaje de mano”. Ahora a veces me da rabia aterrizar porque disfruto de siestas en los vuelos que hasta puedo considerar como descanso.

 

¿Ha afectado a su creación gastronómica la adaptación de ciertas pautas alimentarias en su día a día?

Ha afectado mucho y positivamente. Siempre me han gustado las verduras, pero me resultaban difícil de incorporar a mi cocina. Desde que estoy con el Método PnK las verduras han pasado a ser incluso una pieza fundamental de muchas elaboraciones. Además, ahora cuando viene un cliente con algún problema de intolerancia o alergia lo cierto es que intento solidarizarme más aún. Porque, aunque lo mío es por voluntad propia, ahora sé lo que es comer con unas restricciones. Ahora también sé que se puede hacer un menú completísimo con menos alternativas. Lo único fundamental es buscar que todo esté rico.

Me he reencontrado con las verduras, pero también con las especias, que siendo deshidratadas están permitidas. El punto de sazón de las comidas jugando con las especias adecuadas puede ser un toque diferencial a la hora de hacer un plato, especialmente en paso 1. Gracias al método de Pronokal Group soy un cocinero más creativo. Comparto con algún amigo que está también con Método PnK las recetas y él dice que flipa. Que en su día a día no pasa de cocer y marcar a la plancha. Se puede comer súper variado, divertido, rico y diferente. Lo único que hay que tener son las pautas necesarias.

 

¿Cree que es importante poner en marcha, como hace PronoKal Group, campañas de concienciación contra la obesidad y el sobrepeso? ¿De alguna manera, usted comparte esa labor social, desde su restaurante, Casa Gerardo?

Desde luego que sí. Es fundamental que las personas que somos conocidas nos concienciemos y creemos conciencia. Más aún quienes como en mi caso sufrimos el problema de la obesidad. Las personas necesitan saber que hay alternativas seguras y eficaces para ganar la batalla al exceso de peso, pero siempre debe gestionarse y llevado a cabo de las manos de un médico especializado.

Desde Pronokal Group se ha impulsado la campaña www.comprometidosporunpesosaludable.com con el objetivo de concienciar a la población de la importancia y necesidad de perder peso bajo control médico. Se ha de hablar de alimentación saludable de su cocina. En esto creo que va siendo hora de partir de la base. De los colegios. Evidentemente no soy un experto ni pretendo dar clases de nada, pero creo que en los colegios y en el sector educativo en general el tema de la nutrición y de la alimentación está un poco abandonados. Entiendo que no se puede superponer a otras asignaturas, pero si no creamos hábitos desde pequeños nos vamos a encontrar con el problema actual en el que mucha gente pone excusas y clichés sociales para hacer auténticas aberraciones con la alimentación tanto propia como de sus hijos. Y no es inconsciencia, es falta de información tanto de padres como de hijos.

Pronokal Group ha impulsado la campaña www.comprometidosporunpesosaludable.com con el objetivo de concienciar a la población de la importancia y necesidad de perder peso bajo control médico. Se ha de hablar de alimentación saludable de su cocina. En esto creo que va siendo hora de partir de la base. De los colegios. Evidentemente no soy un experto ni pretendo dar clases de nada, pero creo que en los colegios y en el sector educativo en general el tema de la nutrición y de la alimentación está un poco abandonados. Entiendo que no se puede superponer a otras asignaturas, pero si no creamos hábitos desde pequeños nos vamos a encontrar con el problema actual en el que mucha gente pone excusas y clichés sociales para hacer auténticas aberraciones con la alimentación tanto propia como de sus hijos. Y no es inconsciencia, es falta de información tanto de padres como de hijos.

Guía de Prensa

Copyright 2016 © Guia de prensa S.L.

Tel. 902 026 111